Publicidad

Este perro salva a un pez de las garras de su peor enemigo (Vídeo)

Tanto la historia como el vídeo han puesto los pelos de punta a más de uno. ¡Cuando veas el comportamiento del perro lo entenderás todo!

Por Vanessa Parapar

Publicado el 16/1/21 9:22, Actualizado el 8/2/21 14:55

La red social de moda, Tik Tok, nos saca una sonrisa de esas que dejan huella. En esta ocasión, el usuario @gatoamigo ha grabado un rescate digno de una película de acción -con malote incluído-. 😂😂  

Todo comienza en un hogar feliz compuesto por humanos, un perro -de raza golden retriever-, un curioso gato y dos peces tranquilos. 🐟🐟

Tan relajados estaban los peces en su pecera que jamás se dieron cuenta de lo que les podía llegar a pasar. ¡Ay, nunca debemos bajar la guardia y menos si vivimos con un hermano tan travieso como el gato de este cuento!

''Mmmmm... ¡este pez tiene muy buena pinta!''

En el vídeo se aprecia como el gatito está intentando rozar con sus patitas al pez que, como por arte de magia, se había salido de la pecera y yacía en el suelo ante la mirada atónita del felino. 

¿Sacaría el gato al pez de la pecera o todo fue pura casualidad?

Mientras que el gato reflexionaba qué hacer con el pez, llegó el héroe de la casa. Al hermoso, inteligente y hábil golden le faltó tiempo para salvar al pececito de las garras y de los pensamientos del felino. 

El momento más tenso del rescate ©Tik Tok @gatoamigo

El perro se dio cuenta de que faltaba un pez en la pecera, que éste estaba en el suelo y que por la mente del gato podía pasar cualquier cosa. Y... ¡sin mirar ni rozar al gato se lo metió en la boca!

¡A punto estuvo de comérselo! 

El perro, ni corto ni perezoso, se metió el pez en la boca para devolverlo a la pecera. No le dejó tiempo alguno ni al gato ni al destino de terminar con la vida del ''pescaíto''. No cabe duda, ¡el peludo es un superhéroe de los pies a la cabeza!

Sin embargo no podemos dejar de subrayar que los microsegundos en los que se aprecia la manera en la que el perro introduce el pez en la boca son tensos porque la historia podía haber terminado muy mal.

Gracias al cielo, el pez volvió a aletear en el agua mientras que el golden de la casa lo vigilaba para comprobar que todo estaba OK.