Publicidad

Filomena en Madrid: Salen de trabajar de un restaurante y descubren algo aterrador bajo el hielo

suelo helado cat-wow

Los trabajadores de un Burguer King de Madrid descubren algo brutal

© Shutterstock

Los trabajadores de un Burguer King de Colmenar Viejo se encontraron con una imagen dantesca sepultada entre la nieve y el agua congelada.

Por José Manuel Cano

Publicado el 19/1/21 10:08, Actualizado el 8/2/21 14:55

Como era de esperar, el paso por España de la famosa borrasca Filomena ha dejado imágenes para el recuerdo, tanto para bien como para mal. 

En nuestro particular, las intensas nevadas y el hielo nos han tenido en vilo porque mucho hemos temido por la salud de perros y gatos, sobre todo aquellos que, por desgracia, viven en las calles.

El temporal Filomena dejó prácticamente anegada la capital de España durante varios días © Shutterstock

¡Hay algo bajo el hielo!

La Asociación Defensora de Animales Abandonados de Colmenar Viejo (Madrid) reporta un caso que realmente estremece. Ocurrió el pasado 11 de enero, cuando la borrasca Filomena estaba dando sus últimos coletazos en la capital de España. 

En esos días, y como bien sabréis, Madrid estaba completamente nevada y las estampas blancas ya habían comenzando a dar paso al hielo. Los resbalones se sucedían y la ola de frío dificultaba aún más el regreso a la normalidad. 

En la noche del lunes, los trabajadores del Burguer King de Colmenar se encontraron por casualidad con una imagen dantesca bajo una de las grandes capas de hielo formada junto a las instalaciones del restaurante.

Aunque cueste creerlo, bajo el hielo había sepultado un pequeño gato negro. Estaba prácticamente congelado y casi no respiraba, pero de forma increíble lograron salvarle la vida gracias a la colaboración en cadena de varias buenas personas que actuaron rápido y bien.

El gato sufría una hipotermia extrema, pero estos trabajadores lograron rescatarlo del hielo y lo arroparon con todo lo que pudieron para devolverle el calor a su cuerpo. 

La actuación fue rápida pues inmediatamente lo trasladaron andando al domicilio de una voluntaria, quien pudo estabilizarle en su casa antes de llevarlo al hospital veterinario de Tres Cantos en su vehículo pese a las pésimas condiciones en las que se encontraban las carreteras esa noche.

Una recuperación milagrosa

En las horas siguientes se rozó el milagro. El pequeño gatito llegó al veterinario con una temperatura tan baja que ni siquiera el termómetro era capaz de detectarla.

Sin embargo, y tras una sola noche ingresado con fluidoterapia, alcanzó hasta 38,5 grados de temperatura.

Desde la ADAAC de Colmenar Viejo informan de su recuperación total y sin secuelas. No sufre daños internos ni neurológicos y come correctamente. Puede decirse que ha tenido mucha suerte, pero aún queda un paso más...

Todo apunta a que se trata de un gato callejero de colonia pues no tiene chip y se muestra tremendamente miedoso ante las personas, pero no hay duda de que pronto será un gato sociable. 

Ahora solo resta que pueda recuperarse del todo y que se adapte a los humanos durante un tiempo para poder ser adoptado por una persona que le garantice el calor de una casa para siempre. ¿Eres tú?