Publicidad

Salen con sus perros por el campo en Iznalloz (Granada), escuchan un estruendo y la oscuridad cae sobre ellos

una persona pasea con su perro por el bosque dog-angry

Una persona pasea con su perro por el bosque

© Shutterstock

El paseo de aquella tarde por ese pueblo de la provincia de Granada, cambió de forma inesperada la vida de esta familia 😢😢😢. 

Por Rocío R. Gavira

Publicado el 5/2/21 12:14, Actualizado el 24/2/21 11:33

Una familia con perros, un paseo por el campo y el atardecer. Parece la combinación perfecta para que los perros disfruten del aire libre y duerman como troncos. Pero algo ocurrió en aquella tarde en Iznalloz (Granada) que lo volvió todo oscuro

Hacía tan solo un par de días que la temporada de caza había comenzado. En ese pueblo de Granada, como en toda Andalucía, la caza estaba permitida jueves, sábados, domingos y festivos. Aquello ocurrió un 11 de agosto, es decir, un martes. 

Mi madre y mi tía salieron con los perros a caminar por la zona que bordea nuestro cortijo, como siempre”, cuenta Elena en exclusiva a Wamiz. “Aparte de los yorkshires que tenemos, también iba León, un cachorro explorador”.

Al ser una zona conocida, al estar cerca de casa, los perros iban sueltos, es una de las formas que tienen de desfogar: olisquear y correr libres. “De repente escucharon un tiro de escopeta y, casi seguido, escucharon un segundo tiro”.

León no apareció 😢😢😢. 

León, a las puertas del cortijo ©Foto cedida por Elena

El cruce de mastín solo tenía 6 meses de edad. Como buen cachorro, lo mismo iba a la vera en el camino que explorando. Asustadas, la madre y la tía de Elena buscaron y buscaron al perro, pero ni siquiera encontraron su cuerpo 😢😢😢.

“León no podía estar lejos. Los tiros se sintieron cerca y el perro exploraba, sí, pero no era de alejarse mucho. Estoy convencida que quien pegara los tiros, se deshizo del cuerpo. Es muy raro no haberlo encontrado”, dice Elena con voz apagada. 

Por si fuera poco la pérdida de León a causa de los cazadores, esto ocurrió un martes: la caza está prohibida ese día.

La familia denunció los hechos ante la Guardia Civil, pero “no ha servido de nada, es como si hubiera caído en tierra de nadie”

León rodeado de los otros perros de la familia ©Foto cedida por Elena

Ahora en febrero finaliza la temporada de caza. Aunque han pasado seis meses, la familia todavía pasea a los perros con correa por miedo a que se repita el suceso. “No es justo para los perros, deberíamos poder salir tranquilos con ellos”, reclama Elena. 

El caso de León y su familia es otro ejemplo de los altercados que tienen muchos ciudadanos con los cazadores por no respetar las normas. Lo grave es que esta vez se cobró la vida de un ser vivo que solo paseaba feliz