Publicidad

Circula por un pueblo y se cruza en su camino una realidad dantesca que nadie quiere ver

hombre conduciendo dog-sad

Un conductor se cruza con algo estremecedor y decide parar inmediatamente

© Shutterstock

Un coche se detiene en una localidad malagueña. No hay más remedio que comprobar qué es ese 'espectro' que deambula junto al vehículo.  

Por José Manuel Cano

Publicado el 11/2/21 8:27

Nos llega una de esas historias que dan un vuelco al corazón, un suceso extraído directamente de lo más cotidiano, lo cual lo hace aún más sobrecogedor.

Ocurrió hace unos meses en el sur de España cuando un conductor no tuvo más remedio que detenerse en seco al ver a un 'espectro' junto a la carretera.

Un esqueleto enfermo deambulando por un pueblo

La Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga nos reporta el caso de Blade, un Boxer al que hallaron vagando completamente solo en un pueblo de Málaga. 

Un conductor circulaba por la localidad cuando se cruzó en su camino un auténtico espectro. Era un esqueleto andante y estaba plagado de bichos. Parecía estar dejándose morir sin que nadie reparase en su presencia. 

Por suerte, esta persona no dudó en detener su coche y, tras examinar al pobre perro, lo subió al vehículo y lo trasladó a las instalaciones del refugio. 

No podría haber hecho otra cosa al ver el lamentable estado, tanto físico como psicológico, en el que se encontraba el animal. Estaba muerto de frío y con una sensación de desamparo tan acentuada que incluso le castañeteaban los dientes cuando esta persona se acercó. 

Su deplorable estado solo indicaba que había pasado demasiado tiempo sin que nadie le ofreciese su ayuda. Y es aquí donde su historia indigna especialmente puesto que seguro que fueron muchas las personas que lo vieron antes y lo ignoraron, ninguneando su hambre y su dolor.

No hay que pasar por alto que sufría varias fracturas en el rabo, por lo que es evidente que había sido víctima de un maltrato y de un sufrimiento físico posterior incalculable.

Agradecido con el cariño

Para sorpresa del conductor, Blade se sentó en la parte trasera de forma obediente, como una persona, aunque con una tristeza en la mirada que erizaba el vello. 

En el refugio necesitó un tiempo para recuperarse, pero después de varias semanas comiendo bien y recibiendo medicación, 'nació' el Blade que ahora conocemos, un perro lleno de amor, cariñoso, enérgico y muy obediente.

Los voluntarios de la protectora aseguran que es un perro magnífico, que se lleva bien con todos, tanto con humanos como con sus semejantes, y que adora que lo acaricien.

Además, se trata de un ser bondadoso pese a todo pues nunca ha tenido un solo mal gesto y lo cierto es que todavía no lo han oído ladrar.

Ahora está preparado para que le brindes esa oportunidad que merece y es por ello que damos repercusión a su caso, para que pronto aparezca esa familia que necesita. ¡Mucha suerte Blade!

Si estás interesad@ en la adopción de Blade, aquí puedes contactar con la protectora malagueña en la que se encuentra
Te recordamos que en Wamiz también disponemos de un amplio ''catálogo de perros'' que están esperando tu llamada