TEST DE PERSONALIDAD PARA PERROS 🐶

Publicidad

Devuelve a su perro al refugio porque "no le pegaba con el sofá"

perro en el sofa dog-sad

En este caso el perro si que pega con el sofá... ¿Pero en qué mundo vivimos? 😓

© Splitpics UK / Tina Grantham

Un refugio británico denuncia un caso realmente indignante e informa de una estadística muy preocupante que se está produciendo después del confinamiento.  

Por José Manuel Cano

Publicado el 22/3/21 10:59

De los más absurdos pretextos que alguna vez habíamos oído a la hora de justificar el 'descarte' de una mascota, éste sin duda es el que se lleva la palma. 

Viajamos a Reino Unido, donde ha saltado una noticia que todavía sigue creando crispación. El suceso lo hemos conocido a raíz de que un conocido refugio británico ha prohibido la entrada a una mujer tras escuchar el pretexto que dio cuando devolvió a su perrita recién adoptada.

"No combina con el sofá"

Efectivamente, esta señora decidió devolver a su perro adoptado porque, según sus palabras exactas, "no coincide con el sofá".

Esta impactante revelación la ha realizado Claire Horton, ex-directora ejecutiva del refugio Battersea, quien aseguró haber escuchado las excusas más inverosímiles a la hora de desechar mascotas, especialmente después del confinamiento.

"Hemos conocido a gente que ha traído a los perros de vuelta porque no habían pensado que iban a morder la alfombra o la parte inferior de las puertas. ¡Incluso tuvimos un perro que regresó porque no combinaba con el sofá!", declaró Claire en la BBC Radio 4.

Claire Horton, ex-directora de Battersea, posa con Wilma, la perra que no pegaba con el sofá... © Facebook Battersea

El confinamiento arroja un dato sobrecogedor

Según Horton, el confinamiento vivido en la gran mayoría de países a causa de la pandemia ha sacado a la luz a los más insolidarios. 

Debido al encierro obligado, muchas personas se animaron a adoptar al disponer de más tiempo para cuidar y disfrutar de sus mascotas, pero resulta que un 10% de los nuevos dueños decidió devolverlas al cabo de un tiempo. 

Lo peor es que sus excusas resultan completamente pobres y vacías, sin argumento alguno y sustentadas en una total insolidaridad. Aquí es donde se incluye a la mujer que alegó que su perra no coincidía con su sofá.

Por que es cierto que hay personas que no pueden afrontar económicamente los costes veterinarios y familias que realmente luchan por mantener a sus perros después de perder sus trabajos a consecuencia de la pandemia, pero hay otras personas a las que la responsabilidad de tener un perro les viene, simplemente, demasiado grande.

Hay razones realmente de peso que suceden cada día y que hacen que los perros lleguen a estos centros.

Se ha visto de todo, desde una enfermedad hasta un fallecimiento e incluso una complicada ruptura amorosa o un divorcio. "Eso lo vemos mucho", comenta Claire, pero hay pretextos que son realmente imperdonables.