TEST DE PERSONALIDAD PARA PERROS 🐶

Publicidad

Una sombra en mitad de una noche hace que alguien se detenga y pueda descubrir una terrible realidad

sombra noche campo dog-sad

Observa una sombra a un lado de la carretera y decide detenerse para saber qué es

© Raggedstone / Shutterstock

Una historia de miedo en la que unos ojos iluminados en la oscuridad por la luz del coche desprenden un horrible llanto por lo que han visto y padecido.  

Por José Manuel Cano

Publicado el 24/3/21 10:43

Nos situamos en un camino de Málaga. Estamos en una vía de doble sentido en la que un coche avanza en mitad de la noche. De repente, el conductor parece ver una sombra a un lado de la carretera...

Así comienza nuestra historia de terror de hoy, y no precisamente por la presencia de fantasmas o niñas de la curva, el protagonista de este cuento de miedo completamente real es un ser de lo más indefenso. Vamos a conocerlo. 

Una sombra a un lado del camino

Efectivamente, un conductor detuvo en seco su vehículo al creer ver una presencia a un lado del camino. Era una sombra con dos ojitos negros iluminados en la oscuridad por los focos del coche. 

Al acercarse conoció a Rafita, tal y como lo bautizaron en la Sociedad Protectora de Animales de Málaga, un cachorro abandonado que llevaba días vagando por el campo, dejado atrás, sin más. 

Como ocurre en tantísimas ocasiones, un irresponsable decidió apear a su perro del coche aprovechando el anonimato y la soledad de aquellas vastas tierras, donde nadie podría verlo ni juzgarlo, ni tampoco denunciarlo, y donde su perro desechado tampoco tendría oportunidad de encontrar el camino de vuelta a casa.

Por suerte, una persona con verdadero corazón sí lo vio y decidió detener su vida unos minutos para comprobar quién era aquel espectro que vagaba por los campos, descubriendo a un ser indefenso y noble, por lo que decidió trasladarlo al refugio malagueño en el que ahora se encuentra.

El cariño hecho perro

Rafita se encuentra ahora en un lugar seguro, rodeado de cariño y disfrutando de la compañía de los voluntarios del refugio, donde se destaca como uno de sus perros más simpáticos.

Sus cuidadores aseguran que es el cariño hecho perro pues se acuesta encima de ellos y solo pide mimos y caricias que agradece a base de lametones. 

Ahora ya solo queda un paso más: encontrarle un hogar a este perro de tamaño mediano que solo quiere dejar atrás todo lo sufrido después de haber logrado sobrevivir en el campo sin compañía nadie.

Si estás interesad@ en la adopción de Rafita, aquí puedes ponerte en contacto con la protectora malagueña donde ahora vive.
Te recordamos que en Wamiz también tenemos otras múltiples opciones de adopción de perros que solo están esperando una llamada