Publicidad

Un testigo tropieza con una agresión en masa: cuando descubre a la 'víctima' no puede parar de llorar

pelea callejera dog-sad

Lo que parecía una trifulca callejera resultó ser un linchamiento de lo más repugnante

© Natalia Ramirez Roman / Shutterstock

Málaga: Un escarnio público en la calle destapa la cara más oscura del ser humano y obliga a intervenir a la primera persona real que pasaba por allí.

Por José Manuel Cano

Publicado el 18/4/21 9:39

Cuesta creerlo, pero estas cosas siguen sucediendo. Hay personas que sienten un desprecio total por la vida y los sentimientos de los animales. 

La sociedad sigue plagada de individuos crueles y abominables. Y lo más preocupante de todo es que estos humanos no están solos ni aislados, a veces también viven en manada.

¡Apaleado por varias personas!

A estas alturas jamás habríamos imaginado dar una noticia de este calado. Cierto es que hemos conocido abandonos, maltratos y negligencias con los animales, pero resulta sorprendente y triste hacernos eco de una aberración tan cobarde y generalizada además. 

La historia que hoy os traemos nos traslada a Málaga, donde una protectora local denuncia el caso de Atreyu, un perro que fue rescatado tras sufrir una paliza en masa en plena calle.

Una persona caminaba por la calle cuando se encontró con un linchamiento público, una especie de círculo maquiavélico con una víctima en su interior que estaba siendo apaleada y maltratada. 

Al acercarse, esta persona comprobó con espanto que el martirizado era un perro de diez años de edad, un ser indefenso que estaba siendo golpeado y vejado por unos individuos detestables. 

Logran ponerlo a salvo para iniciar una nueva vida

Tras la paliza, este testigo incrédulo logró rescatarlo y lo trasladó al refugio para ponerlo a salvo por fin.

Atreyu parece un perro normal, sin traumas, pero cuando intentas acariciarlo por detrás compruebas con horror que su primera reacción es chillar de miedo.

Víctima de palizas sin sentido, a este perro le faltan algunos dientes y otros los tiene rotos, pero es increíble cómo recupera la confianza en las personas cuando alguien realmente lo trata bien. 

Resulta enternecedor ver cómo olvida los golpes para convertirse en un cachorro juguetón y feliz cuando alguien le da cariño y mimos.

En la protectora aseguran que es un perro completamente normal en el trato con las personas y sus semejantes, aunque reconocen que su adopción será complicada ya que es un abuelito y además está catalogado como PPP (perros potencialmente peligrosos), por lo que muchas personas se echarán para atrás ya que necesitan una pequeña licencia para adoptarlo. 

Aún así, en Wamiz no tiramos la toalla y seguimos buscándole una oportunidad más que merecida. ¡Anímate y adopta!

Si estás interesad@ en la adopción de Atreyu, aquí puedes ponerte en contacto con la protectora malagueña en la que se encuentra