Publicidad

Abandona a su perro después de toda una vida en la terraza: su estado físico es sobrecogedor

terrazas en bloque de pisos dog-sad

Deja a su perro en la protectora tras una vida en la terraza de un piso y todos se escandalizan 

© Tom Gowanlock / Shutterstock

Las secuelas físicas de un perro cuyo pasado fue siempre compartido con una persona egoísta deja a todos sin palabras.

Por José Manuel Cano

Publicado el 19/4/21 11:34

La persona que tiene a su perro encerrado por siempre en una terraza debe saber que solo es un carcelero.

Tener a un animal a merced de las inclemencias meteorológicas, haga frío o calor, llueva o nieve; y vivir con el egoísmo de no querer compartir ciertos espacios de la vivienda con el animal por ahorrarse pelos y suciedad... esa persona no puede considerarse un dueño de perro

Es más, esos 'propietarios' son los más peligrosos pues solo consiguen dar una vida de martirio a un animal. Consejo: para eso es mejor no tener perro. 

El horrible caso de Gucci

Decimos todo esto después de haber conocido el caso de Gucci, un pinscher de lo más simpático con 8 años de edad que pasó la mayoría de su vida en una terraza

Su dueño, quizás ya concienciado de la crueldad de su egoísmo, decidió trasladarlo a la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga asegurando no poder atenderlo como se merecía. 

La sorpresa de los voluntarios fue mayúscula pues se dieron cuenta de que el grado de desatención de este perrito había sido tan hondo que sus secuelas físicas eran ya vergonzosas. 

Y es que Gucci llegó a la protectora prácticamente ciego, consecuencia directa de haber vivido en esas pésimas circunstancias durante toda su vida. El sol probablemente terminó cegándolo por completo. Una barbaridad. 

Gucci necesita una nueva oportunidad 

Para sorpresa generalizada, el caso que hoy nos ocupa es un perro que no ha perdido las ganas de vivir pese al martirio al que ha sido sometido. Porque Gucci es un perro faldero al que le encanta la calle, pasear con su correa y que, a pesar de no ver nada, se maneja estupendamente bien pues se siente feliz con esta añorada libertad.

Sus cuidadores aseguran que tiene muy buen carácter, se lleva bien con otros perros y gatos y le encanta comer.

Ahora solo necesita una familia que quiera cuidarlo y disfrutarlo durante el resto de su vida. 

Si quieres ayudar a Gucci, aquí puedes ponerte en contacto con la protectora malagueña en la que se encuentra para iniciar los trámites de adopción

Recuerda: la adopción salva vidas