Publicidad

Policía da el alto a un autobús en Polonia: descubren un doble fondo con algo muy cruel en su interior

autobus cat-sad

Detienen un autobús sospechoso y descubren algo perturbador en su interior

© WR7 / Shutterstock

Una inspección en el maletero de un autocar hace saltar las alarmas de las autoridades. Cuando saben la verdad todos se quedan sin palabras.

Por José Manuel Cano

Publicado el 21/4/21 7:30

Nos llega un caso de tráfico ilegal de animales que ha tenido repercusión en toda Europa. Ha ocurrido en la frontera entre Polonia y Ucrania, donde las autoridades han hecho un hallazgo aterrador en el transcurso del registro de un vehículo sospechoso.

Justo entre ambos países, la policía de la aldea de Medyka, en el sur de Polonia, detuvo recientemente a un autobús y confirmó sus sospechas tras una búsqueda exhaustiva en el interior del maletero.

¡Cinco cachorros ocultos en una falsa pared!

Tras dar el alto al autocar, los oficiales iniciaron un registro en el interior de la cabina y rápidamente comenzaron a sospechar que allí no estaba todo bien. 

Tras examinar el maletero, inmediatamente se dieron cuenta de que la pared del mismo tenía un doble fondo. Al mirar más de cerca y alumbrar con la linterna, se dieron cuenta de la aberración: en un pequeño hueco había cinco gatos cachorros que estaban siendo introducidos ilegalmente en el país.

Los gatos viajaban ocultos en unos de los fondos del autobús ©Krajowa Administracja

Los cinco bebés, pertenecientes a la raza scottish fold, tan sólo tenían unos dos meses de vida

Se trata de una preciosa raza felina de 'alto standing' pues estos gatos tienen la peculiaridad de tener las orejas torcidas, algo que se está convirtiendo en una moda de lo más popular en Polonia.

El conductor del autobús, un hombre de nacionalidad ucraniana de 43 años, intentaba contrabandear ilegalmente con estos gatitos escoceses introduciéndolos en Polonia en este escondite en la pared del maletero del autobús.

Más allá de carecer de los papeles necesarios para transportar este tipo de 'mercancía', estos gatitos grises eran demasiado jóvenes para un viaje de semejante envergadura, por lo que la crueldad a la que estaban siendo sometidos estaba resultando brutal. Sus caritas asomando por el hueco de la falsa pared dejaba bien claro que no estaban pasando un buen rato.

Evidentemente, los funcionarios de aduanas detuvieron el viaje y llamaron a un veterinario oficial, que decidió llevar a los gatitos de vuelta a Ucrania. Desafortunadamente, no se sabe dónde están ahora y cómo les va...