Publicidad

7 cosas que demuestran que tu gato controla tu vida

gato controla tu vida cat-serious

Aunque, a veces, te gustaría negarlo, en realidad es tu gato quien controla tu vida. Desde la decoración, hasta tu agenda diaria… ¡Mira! 

Por Jade del Arco

Publicado el 30/4/21 10:47, Actualizado el 23/6/21 17:02

Al margen de que los gatos sean los amos del universo, lo cierto es que el tuyo es el que dirige tu vida. Y, sin que a veces te des cuenta, haces muchas cosas en función de los deseos de tu peludo y no de los tuyos. 

Puede que de algunas no te des ni cuenta, por eso te las contamos. 

Motivos por los que tu gato controla tu vida 

1. Es tu decorador 

La decoración principal de tu hogar es el árbol de tu gato, sus juguetes… Ya que vas a tener que convivir con ello, elige, por ejemplo, un árbol o un rascador que también te gusten a ti. 

2. Lo tuyo es suyo 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by @woody_nala_mika

Seguro que más de una vez lo has visto bebiendo de tu vaso de agua o intentando alcanzar tu comida, a pesar de que tiene un cuenco a rebosar de agua y comida para él solito. 

3. Es él (o ella) quien decide cuándo tocan las caricias 

Seguro que alguna vez has ido a acariciar a tu gato y te ha respondido con un buen bocado. Y es que, no te equivoques, será el minino quien decida cuando acercarse y no al revés. 

4. Cancelas planes para no dejarlo solo 

Los gatos son independientes y no presentan con tanta frecuencia como los perros la ansiedad por separación; aún así puede que si te vas más tiempo del que a él le gustaría, te encuentres algún pequeño destrozo o que haya hecho sus necesidades fuera del arenero. 👉 Si no le parece bien que salgas, no dudará en dejártelo claro. 

5. Los dos son su lado de la cama 

Tiene su propia camita, pero claro, en este caso también prefiere la tuya; igual ocupa una mitad entera, que se posa en tu cabeza o, en el mejor de los casos, se atrinchera en tus pies. En resumen, tu cama también es suya. 

6. Tu color preferido es el de su pelo 

Las sábanas, mantas, funda del sofá… se parecen sospechosamente al tono de su pelaje, y es que, hay que confesar que es la única forma de no tener toda la ropa cubierta de pelo, o al menos de que no se note.

7. La mesa de comedor le pertenece 

¿Por qué tienen esa manía de subirse a la mesa si ellos comen en el suelo? Si no tienen otro lugar al que trepar, subirán a la mesa sin pernsarlo; al igual que los pies de la cama, este lugar le da una visión completa del entorno, y le permite reafirmar, una vez más, que la casa es suya, y no tuya.