Publicidad

Adoptar un perro salva vidas: Langostino tiene pruebas

langostino cruce papillon perro de intervencion terapia dog-happy

Langostino, el perro que cambió su vida para ayudar a los demás

© Wamiz

Tamara Alcaraz, mamá de Langostino, jamás pensó que un perro cambiaría su vida para siempre. ¡Hablamos con ella para que nos cuente los beneficios de la adopción responsable! ðŸ‘‡

Por Vanessa Parapar

Publicado el 6/5/21 19:49

La vida de Langostino (7 años, cruce de papillón) cambió de la noche a la mañana gracias al gesto desinteresado de Tamara Alcaraz, una mujer que dejó a un lado sus problemas personales con el objetivo de devolverle la sonrisa a un perro maltratado por la vida. 

¿Cómo lo consiguió? Apostando por la adopción responsable. Tamara, antes de decir sí a Langostino, valoró mucho los pros y los contras de ayudar, educar, convivir y sensibilizarse con un animal que cargaba con una mochila cargada de traumas.

Pero su amiga Iziar, sus hijas Saida y Marta y la carita de ángel Langostino le dieron a esta madrileña la fuerza que le faltaba para atreverse a acoger en su casa a un perro con unas características especiales. En ese instante, los caminos de Tamara y Langostino se cruzaron por y para siempre. 

''Cuando lo vi tan delgado, saltarín -por momentos- y con esos oscuros ojos saltones dije: ¡se llamará Langostino porque es como un Langostino muy pequeñito!'', resalta Tamara emocionada.

Langostino lleva con su familia humana desde finales de 2019 y su mamá de dos patas aún se emociona recordando cómo el perrito llegó a su vida para cambiarla por completo ayudándola a cumplir su sueño: ayudar y hacer feliz a la gente.

Esta historia, que Tamara narra a continuación en primera persona, esconde muchos secretos. El más importante: Langostino pasó de ser un perro desgraciado a convertirse en un héroe que pasa sus días ayudando a los que más lo necesitan. ðŸ‘‡

Con mucho esfuerzo y paciencia ¡Langostino se ha convertido en un perro de terapia capaz de robarle una sonrisa hasta a los pacientes arduos! ðŸ‘

 
La adopción salva vidas, ¡Langostino lo deja claro! 🍤👇

Una historia de superación que deja claro que la adopción responsable no solo salva la vida del perro, también la de cientos de personas. Las segundas oportunidades pueden llegar a ser maravillosas. Si no nos crees, ¡dale al play! 👉 Un proyecto a tres bandas que mezcla los pilares fundamentales de la #adopción y los beneficios que aportan los perros de terapia a la sociedad 😉 Dogtor Animal & Purina España

Posted by Wamiz España on Wednesday, May 5, 2021

¿Cómo llegó Langostino a tu vida?

Al principio yo no estaba muy convencida de acogerlo, pero mi amiga Iziar sabía que el perro, dijese yo lo que dijese, iba a ser para mí. Tras varias llamadas y días hablándome de él, me convencieron para ir a verlo y me di cuenta que ese perrito iba a irse a mi casa. Al principio por unos días. Y los días se han convertido en años.

El día que Langostino vino a casa fue uno de los más especiales de mi vida. Yo sabía que el animal me iba a dar muchas alegrías y que juntos íbamos a hacer algo muy especial relacionado con la terapia. Pensé en eso porque mi objetivo en la vida es ayudar a los demás. Y en ese momento, malo a nivel personal, llegó mi Langostino para ponerlo todo patas arriba (en el buen sentido de la palabra) y salvarme (entre suspiros y lágrimas).

''Podemos decir que, sin saberlo, Langostino comenzó a hacer terapia conmigo. Él me ha ayudado mucho, más que yo a él. De eso estoy segura'' 

¿El proceso de adaptación fue fácil?

No, para nada. La primera vez que vi a Langostino estaba en un estado lamentable: muy delgadito, apenas pesaba 3 kilos, estaba cubierto de miedos, cansado, temblaba... Parecía que no tenía ganas de vivir. Sabía que si me lo llevaba el camino iba a ser muy complicado pero eso no me dio miedo; es más, me dio fuerzas para seguir adelante.

''Mis hijas y yo estábamos locas con Langostino pero él solo quería (y necesitaba) que lo dejásemos en paz. Al principio fue muy duro pero poco a poco fue perdiendo el miedo''
Langostino durante las primeras semanas en su nuevo hogar ©Wamiz

¿Cuándo descubres que Langostino puede llegar a ser un perro de terapia?

En el momento que el perro comienza a fiarse de mí y de mis hijas. Ahí dije: puedo entrenarlo y podemos conseguirlo con mucho esfuerzo, dedicación y paciencia.

A partir de ese momento y con el apoyo de los miembros de Dogtor Animal comenzamos las primeras sesiones de entrenamiento que fueron tan largas y duras como gratificantes. Meses después, mi Langostino obtuvo su primer trabajo. 

¿Dónde trabaja Langostino y con qué tipo de pacientes?

Langostino comienza a trabajar en noviembre del año 2020 en una residencia de Vallecas (Madrid) en la que se recuperan personas que han sufrido accidentes, pacientes con ELA (Esclerosis lateral amiotrófica)... En este lugar muchos enfermos no pueden levantarse de la cama pero mi Langostino hace todo lo que está en sus patas para robarles una sonrisa: se sube a la cama, se pone sobre su pecho y deja que esas personas le vayan tocando. ¡Es muy emocionante ver cómo hace felices a las personas y son muchos los que se enamoran de él!

A mi perro le salieron muchos novios y novias, algunos los conserva pero a otros los ha dejado en el camino (risas). Tiene muy buen lenguaje canino y eso es básico para despertar amor (y una lista interminable de buenos sentimientos) en los demás. 

No cabe duda: nadie sabe lo que significa el abrazo de un perro hasta que lo necesita ðŸ˜ª

¿Estamos de acuerdo que al principio Langostino no era el tipo de perro que nos imaginamos cuando hablamos de perros de intervención?

Estoy de acuerdo. Langostino era un perro maltratado por la vida, repleto de miedos y no se dejaba tocar por nadie. Cuando llegó a mi casa yo solo quería quererlo, cuidarlo y educarlo como hice con mis otros perros y si después valía para terapia mejor que mejor.

''Él es el ejemplo de que con una buena educación, paciencia, cariño... ¡Todo se consigue en esta vida!''

Tras 1 año de entrenamiento (que continúa a diario) y un periodo de adaptación cubierto de amor, ¡lo conseguimos! Mis hijas y yo hemos unido nuestras fuerzas hasta convertir a Langostino en el perro que es hoy. Quiero destacar que su bienestar siempre fue, es y será lo primero para nosotras. 

A nivel profesional, ¿tenéis planes de futuro?

Mi ilusión es llevarlo a trabajar con niños con cáncer, niños que están en las cárceles... Eso sería muy importante para mí y para él, puesto que la sonrisa de una persona mayor no tiene precio para la de un niño es algo que no se puede describir con palabras (sollozos). 

Langostino luciendo su peto de trabajo hecho por su mamá ©Wamiz

Si servidora sigue al pie de la letra las emotivas palabras de la mamá de Langostino es necesario recalcar que Langostino sabe muy bien que alguien lo abandonó en el pasado y no duda en sacar la coraza que el destino le creó para protegerse en el futuro. Aunque en el fondo de su corazón sabe que Tamara no le hará daño y estará a su lado para siempre. 

Lo que se le escapa a su mamá humana es que él no solo tiene ojos para ella y su familia. Langostino regala amor a todas las personas que lo necesitan. Salta a la vista que el perro tiene la sensibilidad de detectar quiénes han sido tan golpeados por la vida de la misma manera que él para demostrarles que de todo se sale.