Publicidad

Gata pelirroja tiene un plan maléfico para robarle la cama a su hermano

gato pelirrojo mirada penetrante cat-wow

Imagen de ilustración: Gatita pelirroja tiene un plan maléfico

© Marie Charouzova/Shutterstock

Cuando Cheese llegó a su casa enseguida trazó un plan para robarle la cama a su hermano mayor y el corazón a todos los humanos.

Por Vanessa Parapar

Publicado el 18/5/21 18:59

Cuando Cheese llegó a su casa se encontró con Hank, su hermano mayor que ejerció como tal pero siempre quiso dejarle claro quién era el rey de la casa. Al igual que les ocurre a muchos felinos ante la llegada de un nuevo miembro a la familia, el gatito no dudó un segundo en marcar su territorio. 

Sin embargo, Cheese no se dejó intimidar un solo momento. Ella, por su parte, trazó un plan 'maléfico' para robarle la cama primero y el corazón después al duro de Hank. 

La ofensiva del encanto

El 'maléfico' plan de Cheese terminó siento encantador. La adorable gatita pelirroja emprendió una tierna ofensiva para ganarse poco a poco a Hank.

Tal y como describen sus humanos en la cuenta de Instagram, la minina quería hacerle ver a su hermanito que estaba a su lado para darle amor. Ella no quería quitarle nada, solamente su camita. 

Para lograr su cometido Cheese empleó las mismas tácticas que utilizan todos los hermanos menores: seguir a Hank a todas partes hasta convertirse en su sombra. Pero el gato no estaba dispuesto a sucumbir a sus encantos y la apartaba de su lado con delicadeza. 

Cuentan los papás de estos gatitos que cada vez que Hank empujaba a Cheese; esta se pegaba más a él 😼

Finalmente y con la paciencia y el olfato como testigos; la gatita consiguió lo que quería: ¡teminó robándole trocitos de su rutina diaria a su hermanito! Hank se acostumbró a tener a esta bola de queso alrededor llegando incluso a dejarle pasar el rato en su lugar favorito de la casa, el alféizar de la ventana. 

La conquista de la cama 📍

Semanas más tarde de ese momentazo, Hank le hizo un hueco en su cama a Cheese. Según cuenta la mamá de ambos, Jennifer Kubba, Hank solía levantarse cada vez que Cheese invadía su espacio personal. Pero en día no se fue y ambos disfrutaron de su primera siesta juntos. 

"No podía creer lo que veía... Fue una sorpresa y el momento más feliz de todo el fin de semana", aseguró Kubba. 

Ahora Cheese y Hank son inseparables. ''A pesar de que Cheese es muy pegajosa'en algunas ocasiones, Hank no la cambiaría por nada. Ya no puede imaginar su vida sin ella'', asegura la orgullosa mamá.