Publicidad

Tras conocer la historia de este Husky, esta pareja toma una decisión que conmueve al mundo entero

husky historia conmovedora dog-happy

Este hermoso Husky ha conmovido al mundo entero

© Facebook @Christine Arnott

Deena estaba condenada de por vida, pero el amor de dos humanos cambió su destino para siempre. ¡Conoce su historia!

Por Vanessa Parapar

Publicado el 28/6/21 11:02

En ocasiones, las actuaciones de ciertos humanos nos dejan con la boca abierta. Viajamos hasta China para contarte cómo dos humanos le salvaron la vida a una perrita condenada a morir. 

Christine y Steve Arnott se enamoraron perdidamente de Deena, una perra Husky nacida en China y expuesta en la web Great Bulls of China con una historia conmovedora. 

Deena era carne de cañón

Deena, según narraban en la página de Internet citada anteriormente, solo tenía tres meses cuando fue descubierta vagando por las calles de la ciudad de Changchun, en China.

La pobre perrita, de raza Husky, tenía una pata trasera rota. Los voluntarios de la asociación siempre creyeron que se la rompió tras saltar del camión que la conducía al matadero. 

Cuando Christine y Steve, una pareja de escoceses amantes de los perros, supieron la situación por la que estaba pasando esta cachorra... ¡movieron cielo y tierra para ayudarla!

Apadrinaron a Deena

En noviembre del año 2020, la pareja comenzó a enviar 150 euros al mes en concepto de apadrinamiento para mantener a la perrita. Aunque lo único que querían era reunir el dinero para comprar los billetes de avión, destino China, e ir a adoptar a la peluda. 

Si tú también quieres adoptar un animal, pincha aquí 👈

Pero debido a la crisis del coronavirus, era muy complicado encontrar un vuelo accesible para hacer el viaje de sus sueños. 

Un golpe del destino

Meses más tarde, Christine recibió una bonificación del trabajo. Un dinero que decidió utilizar para pagar el viaje de Deena.

Tras meses esperando el momento de encontrarse con su amada Husky, en abril de 2021 Deena pudo volar hasta Escocia donde su nueva familia la esperaba con los brazos abiertos. 

Cuando Christine vio a Deena por primera vez, no se lo podía creer y rompió a llorar. 

Al principio, según cuenta la pareja en sus redes sociales, la perrita de 16 meses era un poco tímida, pero se acostumbró rápidamente a su nueva casa.

Actualmente, Deena se lleva muy bien con los otros perros de la familia y con sus encantadores dueños. 

Esta Husky disfruta de la vida que merece al lado de sus papás humanos y de sus hermanos perros: tres malamutes de Alaska y tres pastores alemanes