Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¡Ten cerca los pañuelos! Familia adelanta la Navidad para pasarla con su perro

perro celebrando la navidad

Esta familia decidió adelantar las fiestas para vivirlas con su perro por última vez 

© Molly Bradshaw

Molly Bradshaw tomó la decisión más generosa y a la vez desgarradora con su viejo perro durante sus últimas vacaciones familiares.

Por Jose Manuel Cano, 4 dic. 2019

La última 'Navidad' de Scooby

Las fechas navideñas no solamente son especiales por los regalos y las comilonas, la Navidad nos transporta a lo más puro de nuestra esencia, al tiempo que vivimos con nuestros seres queridos, ya sea en presente o en pasado, y esos hermosos momentos son los que realmente debemos conservar por siempre en nuestra memoria.

Y entre nuestros seres queridos se encuentran nuestros perros. No lo olvidemos. Desgraciadamente, ellos no podrán estar en todas nuestras festividades. Su vida es mucho más corta que la nuestra y por ello tenemos que valorar las Navidades que pasamos junto a ellos. Todos estos hermosos momentos son aún más importantes cuando los compartimos y disfrutamos con los seres que más amamos. 

Y es aquí donde comienza esta historia, perturbadora por cierto, pues conocemos a una familia de Inglaterra que tomó la decisión más sentida (y dolorosa) durante sus últimas vacaciones en Estados Unidos. Molly Bradshaw sabía que tendría que hacer algo durante este viaje. Su perro, Scooby, estaba muy mayor para entonces (16 años), y ya sabía que lo más probable es que no llegara a pasar la próxima Navidad con ella y sus hijas.

niña abrazando a su perro
La pequeña de la casa disfrutó de la compañía de Scooby desde que nació ©Molly Bradshaw

Scooby estaba cada vez más malito debido a su avanzada edad. Él disfrutaba de su familia humana, pero se le veía cada día más débil a medida que envejecía. Su salud se deterioraba poco a poco y su familia notaba que ya no podía dar los largos paseos de antaño.  

dueña con su perro en brazos
Su dueña tenía que sacar a Scooby en brazos debido a sus problemas de espalda ©Molly Bradshaw

Cuando cumplió 16 años ya estaba ciego, sordo, tenía problemas de espalda y demencia. Su tiempo se acababa inevitablemente y su dueña lo sabía, por lo que adelantó su regreso de vacaciones para estar con él y poder pasar sus últimos días juntos. 

hija mayor sonriendo con su perro
La familia tomó la dolorosa decisión de despedirse de Scooby con una fiesta ©Molly Bradshaw

Entonces llegó la decisión más bella y dolorosa a la vez: puesto que aún faltaban varias semanas para Navidad y Molly no sabía si Scooby lograría sobrevivir hasta entonces, decidió reunir a sus amigos y celebrar las fiestas de manera anticipada, solo para él.

fiesta de navidad madre con dos hijas y perro
La familia decoró adelantó la Navidad más de un mes para disfrutarla con Scooby ©Molly Bradshaw
 

Entre todos decoraron la casa y hasta pusieron el árbol. Scooby vivió todo aquello como un acontecimiento y recibió mucha atención por parte de todos. Se estaban despidiendo de él de la forma más bella posible. Allí hubo lágrimas, pero también muchas risas porque realmente estaban celebrando la larga vida de Scooby. Siempre fue un perrito muy feliz.

Si quieres un consejo sobre cómo vivir el duelo por el adiós de tu mascota, puedes hacerlo en este enlace.
despedida perro
Scooby vivió un último día lleno de amor y recibió muchos regalos ©Molly Bradshaw

El resto de la familia llegó a tiempo de Estados Unidos para celebrar la última Navidad de Scooby. Molly le preparó un plato especial navideño para Scooby, se pusieron villancicos y las fiestas lograron convertir el triste momento en un día lleno de felicidad. 

perros disfrazas de navidad
El 'abuelo' Scooby pudo despedirse de sus compañeros caninos   ©Molly Bradshaw

Lo más importante es que Scooby estuvo rodeado por sus seres queridos y recibió todo el amor que merecía. Aunque su cuerpo no era el de antes, se le vio contento e incluso mostró más energía que de costumbre.

hija mayor con perro ladrando
La última fiesta de Scooby tuvo muchas más risas que lágrimas  ©Molly Bradshaw

Al final de la noche, cuando la celebración tocó a su fin, la familia se reunió de nuevo para despedirse personalmente de Scooby antes de llevarlo al veterinario para ponerle la inyección del sueño eterno. La decisión había sido muy meditada pues todos sabían que el pobre Scooby ya solo iría a peor en los escasos días que le quedaban. (Este complicado adiós nos ha hecho recordar otra historia: la dura despedida de una mujer de Texas de su pobre perrita).

ultimo abrazo a perro
Al final de la 'Nochebuena', todos tuvieron ocasión de abrazar a Scooby ©Molly Bradshaw

Su familia pudo decirle adiós en un día lleno de cariño. Molly se aseguró de que su perro tuviera la despedida que merecía e intentó normalizar la muerte. Scooby tuvo suerte de que tantos humanos asombrosos le regalaran 16 años de aventuras y cariños, pero los Bradshaw tuvieron aún más suerte de vivir tantos años con un perro tan maravilloso. ​Descansa en paz campeón.