Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Esto es lo que pasa cuando tu mascota es un San Bernardo de 108 kilos lleno de amor

¿Alguna vez has oído hablar de Dozer? Te presentamos a un San Bernardo de 108 kilos de peso cargado de amor... ¡su dueño no puede más con él! ðŸ˜‚😂

Por Vanessa Parapar , 8 may. 2020

No es la primera vez que escuchamos la historia de un perro grande que se niega a admitr su tamaño hasta el punto de enloquecer, por momentos, a su dueño humano. Eso es exactamente lo que le ocurre a Matthew Modist, el papá de un San Bernardo llamado Dozer que pesa nada más y nada menos que 108 kilos con un único objetivo en la vida: darle amor a su dueño. 

Dozer no controla su fuerza

dozer con su papa humano
Dozer no se separa de Matthew ©YouTube

El joven que vemos en la imagen es Matthew Modist, el orgulloso dueño de un perro llamado Dozer. Dozer es un San Bernardo, raza popular por su inmenso tamaño (un cachorro de 8 semanas puede pesar alrededor de 7-8 kilos), que pesa 108 kilos y que se dedica única y exclusivamente a querer a su dueño. 

Los San Bernardo son famosos por ser perros muy dóciles y por tener un gran corazón. Algo de lo que Dozer hace gala sin pensar en las consecuencias de su amor puesto que el romántico 'perrito' no controla su fuerza ni se percata del daño que puede llegar a hacerle a Matthew en uno de sus ataques de pasión

Muchos San Bernardo adultos, como Dozer, no son conscientes de sus dimensiones y viven su vida pensando que son perros falderos. Como muestran las fotos y el vídeo que compartimos contigo en este artículo, Dozer forma parte de esos peludos que se niegan a creer lo mucho que han crecido.

Dozer quiere ser un bebé por el resto de su vida

san bernardo 108 kilos amor
El único objetivo en la vida de Dozer es darle amor a su papá humano ©YouTube

Matthew está encantado de recibir el amor de su querido Dozer. A él no le importan en absoluto los arrebatos de amor que su maxi perro le profesa desde el año 2008. Llevan mucho tiempo juntos y su relación sigue siendo tan especial como el primer día.