Publicidad

La transformación de este perro te dejará de piedra

gus perro maltratado dog-wow

Gus, el protagonista de esta historia, deja claro que los golpes de la vida no son impedimento para empezar de nuevo junto a las personas indicadas.

Por Vanessa Parapar

Publicado el , Actualizado el

La historia de Gus ha suscitado cientos de comentarios en la red social Reddit donde un usuario compartió hace varios días el vídeo que We love animals hizo sobre este animal tan especial. 

''¿Eso es de verdad un perro?'' El clip comienza lanzando esta pregunta al aire, algo que no choca demasiado a los internautas puesto que a primera vista Gus no parece un can. 

Un rescate complicado

El animal estuvo vagando por las calles de California durante horas hasta que pudieron rescatarlo, pero la carrera por 'capturar' al animal no fue lo único que llamó la atención a los rescatadores. 

''No nos podíamos imaginar cómo se podía ver tan mal'', se puede leer en el vídeo. Y añaden: ''El peso de su cabeza era tal que... la llevaba colgando''. 

Las personas encargadas de rescatar a Gus estuvieron persiguiéndolo durante todo el día. Según ellos mismos contaron, tras esconderse en varios lugares remotos; terminó agazapándose en un edificio de apartamento abandonados, y fue allí donde consiguieron engañarlo para meterlo en una jaula. 

Afortunadamente, rescataron a Gus y acto seguido lo llevaron al hospital. 

Un comienzo muy duro

Una vez en la clínica, los médicos que atendieron al perro comprobaron que era un cachorro, de apenas 10 meses de vida, que estaba muerto de miedo. 

''Apenas tenía 10 meses... No sabía lo que era que alguien cuidara de él y todavía era un cachorro''.

Según el diagnóstico veterinario, cuando nació alguien le amarró un cordón de zapato al cuello, como si de un collar se tratase, que le causó heridas. ''Conforme creció el cordón se quedó 'atrapado' en su cuello y le cortó la piel'', aseguraron los voluntarios californianos que contaron su historia al mundo vía redes sociales. 

gus cabeza atada con cordon
Gus recuperándose en el hospital ©We love animals

Pero por si eso fuese poco, el perro también tenía secuelas de un atropello y restos de balas en una de sus patas. 

''Ha tenido un horrible comienzo, lo atropelló un coche y se fracturó la pelvis. Creemos que por culpa del accidente''.

Afortunadamente y pese a todos esos golpes, Gus sobrevivió. 

''Sabía que queríamos ayudarlo''

Según el testimonio de los rescatadores; en un primer momento el perro estaba muy asustado, pero a medida que fue pasando tiempo con ellos comprendió que lo único que querían era ayudarlo.

''Era muy obediente y nos ayudaba a ayudarlo. Todo lo que necesitábamos hacerle, lo soportaba como un soldado. Fue un proceso largo del que afortunadamente salió'', comentaron. 

Tras pasar alrededor de un mes en el hospital, el hinchazón de su cabeza desapareció y cada una de sus heridas y fracturas fueron curándose poco a poco. 

Con el alta bajo la pata, Gus se trasladó a casa de uno de sus rescatadores. Allí terminaría de recuperarse mientras el buen samaritano ejercería de familia de acogida hasta encontrarle un hogar definitivo. 

Sin embargo, nada salió según lo esperado. Una vez en casa, Gus se volvió más confiado y seguro que nunca, se adaptó a las mil maravillas y robó el corazón de todos y cada uno de los miembros de su familia temporal. 

''Cuando se dio cuenta de que estaba a salvo se volvió un perro muy relajado y feliz. Era bueno con otros perros, bueno con toda la gente, es bueno con todos. Su temperamento es increíble. Se adapta a todo. Yo iba a ser hogar temporal por el resto de su recuperación. La intención era darlo en adopción, pero creo que cuando llegó aquí se adaptó tan bien que lo adoptamos'', confesó su cuidador.

A lo que añadió: ''...Es tan adorable, es un bichito abrazable. Solo quiere ser amado. No fue una decisión difícil, simplemente me dije, no lo voy a dejar ir. Se va a quedar conmigo''.

gus perro recuperandose en casa
Gus en casa de su rescatador ©We love animals

Desde que Gus vive junto a la persona que lo rescató es feliz y se ha vuelto más juguetón que nunca. Aunque esas no son las únicas cualidades de este valiente perro: Gus se ha convertido en todo un ejemplo. Su historia concienció a muchos de sus vecinos y niños a tomar acciones sobre la crueldad animal y actuar a favor del bienestar animal.

👉 Si tú también quieres colaborar con la causa animal, visita nuestra sección de adopción. ¡Hay cientos de perros esperando una segunda oportunidad! 🙏

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar