Publicidad

Si nadie lo acoge en su casa, este abuelo tiene los días contados

Haiduc perro adopcion acogida urgente dog-sad

Haiduc necesita un hogar a la mayor brevedad posible 

© Facebook Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga

A sus 11 años de edad, Haiduc pasó de vivir en una casa calentito a entrar en un frío chenil en pleno mes de febrero. Si nadie lo ayuda, ¡tiene (lamentablemente) los días contados! 

Por Vanessa Parapar

Publicado el , Actualizado el

Haiduc es una víctima inocente de los caprichos del ser humano. Su familia, tras pasar toda la vida juntos, lo abandonó sin mirar atrás a la friolera de 11 años de edad. Los voluntarios de la protectora malagueña que cuidan de él claman al cielo ''una acogida urgente o adopción''. 

Este abuelo, de gesto y mirada tiernos, vive desde el pasado mes de febrero en un gélido chenil de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga y necesita salir de ahí cuanto antes. 

Llegó en pésimas condiciones

El perro llegó a la asociación en pésimas condiciones: le faltaba pelo en la cola y en diversas partes de su cuerpo y sufría de sobrepeso. Poco a poco, sus cuidadores están intentando, con paseos y una dieta adecuada, que recupere la forma mientras su pelaje le vuelve a salir, eso sí; de manera tímida. 

Sin embargo, esas no son las únicas cicatrices de Haiduc. El trauma del abandono está presente en su día a día e interfiere en su relación con los voluntarios del refugio. Según ellos mismos cuentan, cada vez que se acercan, el perro se pone a llorar. ''Las únicas cosas que calman su llanto son atención, cariño y caricias. Le encanta que le hagan caso y que le rasquen la cabeza'', aseguran en varias publicaciones de Facebook con las que intentan darle visibilidad. 

''Le encanta que lo cepillen. Se pone muy contento y empieza a mover su rabito de un lado a otro''. 

''Es un perro tranquilo que disfruta olisqueando todo lo que encuentra durante los paseos en los que no tira y no se separa de la persona que lo lleva'', cuentan los cuidadores. Y añaden: ''Cuando se cruza con algún perro ladra un poco, pero siempre queriendo conocer y mostrando curiosidad, en ningún momento saca los dientes o tiene malos gestos''. 

Desde el refugio están moviendo cielo y tierra para encontrarle una familia a su altura, pero resaltan que Haiduc es el compañero perfecto de cualquier clan que esté dispuesto a cuidar de él hasta el final de sus días. 

No obstante, desde el refugio insisten en los cuidados que necesita un perro mayor. ''Su familia debe estar dispuesta a invertir un poco de tiempo en sus paseos para rebajar su peso y debe comprometerse a darle la dieta que necesita'', afirman. 

Si estás interesado/a en adoptar a Haiduc, escribe a [email protected] 👈

No compres, ¡adopta!

 
Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar