Publicidad

Cachorro llora al darse cuenta de adónde lo llevan (Vídeo)

Schwarzer Welpe llorando dog-serious

El perro llora desconsoladamente, jamás pensó terminar en un lugar así. 

 
Por Vanessa Parapar

Publicado el

Los amantes de los animales de todo el mundo luchan a diario para concienciar a la gente sobre la siguiente cuestión: los perros discapacitados también merecen una vida digna y llena de amor. 

Sin embargo, la realidad es bien distinta porque son muy pocos los que están dispuestos a cuidar de un cánido con estas características. Para algunos, lo más fácil es abandonarlo. 

El 'problema' de la hipoplasia cerebelosa 

Bevo, un cachorro de manto oscuro, y sus dos hermanos han aprendido esta dolorosa lección a golpes. Los tres nacieron en las calles de San Luis, donde vivieron hasta que la organización protectora de animales Stray Rescue of St. Louis los rescató y se hizo cargo de ellos. 

Los tres perros son hermosos, según los voluntarios, pero la belleza queda a un lado a la hora de adoptarlos. Nadie quiere llevarlos a casa porque padecen hipoplasia cerebelosa. Una malformación genética del cerebelo que provoca alteraciones en el aparato locomotor, lo que hace que los animales no consigan permanecer estables de pie. ''Se tambalean'', señalan sus cuidadores. 

Aunque, más allá de eso, la enfermedad no causa dolor alguno. 

Esa ha sido la razón de peso para que Bevo y sus hermanos no consigan encontrar un hogar. 

¡Felicidad en estado puro!

Hasta que, finalmente, todo cambió. Una pareja de Atlanta se enamoró perdidamente de Bevo y de sus ''patas tambaleantes'', y, sin dudarlo, se lo llevaron a casa. 

Tras pasar un tiempo con él, sus tutores decidieron grabar un vídeo que está dando la vuelta al mundo a la par que conmueve a miles de internautas.

En las imágenes, que te mostramos al comienzo del artículo, se ve a Bevo feliz. El perro camina, más bien da tumbos, por el jardín, sin creer en su suerte. 

''Él es la prueba de la felicidad que se regala a un animal sin hogar que ha perdido toda esperanza'', comentó un internauta. Mientras que otro escribió: 

"¡Oh, Dios mío 🥲🥲🥲 esas lágrimas de alegría! ¡¡¡¡Me encanta!!!!"

No cabe duda, Bevo ha sido un superviviente desde que nació. Un perro que no perdió la esperanza en ningún momento y hoy disfruta de su recompensa junto a una familia que lo quiere como se merece. Tanto que llora de alegría. 

Al criador de Sua, en Vizcaya, no le parecía bien su displasia: ¡así que la desechó como basura!
Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar