Publicidad

Gata rescatada de una tortura duerme todas las noches en su pequeña cama de muñecas

gatita cama muñecas cat-happy © sophielovestuna
Por Lorena Gómez

Publicado el

Los dueños de Sophie, la preciosa gatita que protagoniza esta historia, la adoptaron en el refugio estadounidense Boston Animal Rescue League en enero de 2014. Acababan de perder a su amado gato de 17 años. Tanto su casa como su corazón estaban vacíos, como ellos mismo cuentan en la página web que dedicaron a la minina.

Estaba maullando una y otra vez directamente hacia nosotros, esperando que la acariciamos”, relatan sus dueños; y continúan: “En cuanto vimos su dulce rostro supimos que iba a ser el nuevo miembro de nuestra familia”.

Al ponerse con el papeleo de la adopción, sus futuros cuidadores se dieron cuenta de la difícil vida que tuvo la gata. La asociación de defensa animal, anteriormente citada, la había sacado de un lugar en el que sobrevivía enjaulada junto a decenas de otros animales. Después pasó varios meses en el refugio hasta que terminó en la casa de su nueva familia.

Famosa por accidente

Se hizo famosa por accidente. Sus dueños le hicieron un perfil de Instagram y empezaron a subir fotos de ella en la camita de muñecas que le pusieron para que descansase como una reina. Al poco tiempo, más de 100.000 personas la seguían.

Desafortunadamente, en junio de 2017, tuvieron que intubarla, lo que le provocó una neumonía por aspiración de la que no pudo recuperarse. “Se la extraña más de lo que podría expresar con palabras”, escriben sus dueños en su página web, y finalizan “Tenemos la suerte de tener sus valiosos vídeos y fotos, que perdurarán por siempre”.

Estas son algunas de las imágenes que triunfaron en sus redes sociales @sophielovestuna y su página web, sophielovestuna.com.

Con varios conjuntos de sábanas, edredones, e incluso y pequeño cocodrilo de peluche.

“Se despertaba cerca de las 3 a.m. para su merienda nocturna. Luego regresaba a la cama hasta que sonaba el despertador de sus sueños". 

Sin embargo, la vida no siempre fue tan cómoda para esta bola de pelos.

Cuando tenía unos 3 años de edad, la gatita fue rescatada en situación de hacinamiento.

Sus antiguos propietarios la mantenían a ella y a un montón de otros animales abarrotados en jaulas, un gato sobre el otro.

Así que no es de extrañar que, tras ser adoptada, todo lo que esta gata quiera hacer es dormir junto a sus nuevos padres.

Cada noche, tan pronto como su dueña se dirigía hacia su cama, la gatita se subía encima del vestidor para dormir.

“Intenté que durmiera en nuestra cama, pero la gata siempre quería dormir en el vestidor".

"Así que tras varias noches, desocupé el vestidor y coloqué su nueva cama allí".

“Dormía allí siempre, acurrucada entre sus sábanas”.

Más noticias de gatos

Y un vídeo de regalo

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar