EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Este pug es tan pegajoso que no deja a su humano hacer sus necesidades tranquilamente

pug entre las piernas de su humano dog-happy

El pug va con su amo a todos lados

© Redes sociales / The Mirror

Te presentamos a Nigel, un carlino que no deja a su papá humano ni ir al baño tranquilamente ðŸ˜‚😂

Por Vanessa Parapar

Publicado el 6/6/20 19:00

¿Te imaginas cómo sería tu vida si vivieses con un perrito faldero? Sabemos de buena tinta, puedes comprobarlo aquí, que un peludo cambia tu rutina por y para siempre gracias -entre otras cosas- al amor que te profesa. Sin embargo, existen perros que van más allá y se enamoran perdidamente de sus dueños. 

Ese es el caso de Nigel, un pug que sigue a su papá a todas partes (incluso al baño). Todos los detalles a continuación. Ver para creer.

Nigel es más feliz que una perdiz cuando su dueño va al baño

pug dueño baño
No me moveré de su lado ©The Mirror

Tanto que lo acompaña sin pensárselo

carlino retrete
El mejor lugar del mundo ©The Mirror

 

El dueño de Nigel, el carlino más valiente y simpático del mundo, habló hace unos meses con un periodista del periódico inglés The Mirror del hobbie de su hermoso perrito. Una afición carlina que se ha hecho viral. ¡Acompañarlo al baño siempre!

A lo que su amado papá añade que su peludo no conoce de límites personales y el ambiente del baño no le molesta en absoluto. ¡Eso es amor y lo demás tonterías!

“Es raro como perdí mi privacidad. No tengo ni un momento de paz para mi”, afirma el papá de Nigel.
nigel pug en el baño
Su cara de felicidad lo dice todo ©The Mirror

Algo que no parece molestarle al dueño de Nigel que celebra el hecho de tener a alguien con quien hablar cada vez que se sienta en el inodoro. ðŸ˜‚ 😂

''Lo más importante es que parece que el ritual de higiene pone muy feliz a Nigel el pug'', subraya.
pug nigel baño
Juntitos siempre ©The Mirror

Nigel es el rey de la casa

nigel carlino casa
Soy el rey del inodoro y de la casa ©The Mirror

Siguiendo la conversación con el papá de Nigel comprobamos que tanto él como su pareja -y madre humana del pug- están encantados con su amigo de cuatro patas. “Desde el momento que vino a casa con nosotros, nos enamoramos completamente”, aseguran. 

Pero eso no es todo. Ambos saben que la actitud de su perro es un tanto especial y... ¡conviven perfectamente con ella! “Puede que necesite más atención de lo normal, pero ahora creo que si no nos siguiera a todas partes no seríamos felices... siempre nos preguntamos dónde está Nigel cuando no lo vemos. Nos hace mucha falta”, afirman al diario británico.