Publicidad

Escuchan maullidos en unos matorrales: con 38 grados, regresan para salvar a su madre

rescate de gatitos del calor cat-happy
© Facebook

Dos amigas salieron a reconocer un sendero. A pleno sol, con 40 grados centígrados, escucharon unos maullidos que procedían de unos matorrales. 

Por Cristina Ridao

Publicado el 24/7/19 12:08, Actualizado el 11/7/21 11:20

Los hechos tuvieron lugar en Sacramento, California, durante el verano de 2016. Una mujer apodada 'K' y su amiga fueron a examinar un terreno por el que pretendían realizar una carrera.

Mientras inspeccionaban el sendero, escucharon maullidos procedentes de unos matorrales secos. Al aproximarse, descubrieron una camada de gatitos que 'chillaban' pidiendo auxilio.

Fotografía de uno de los gatitos rescatos por las dos amigas©Imgur

"Uno de los gatitos negros salió arrastrándose de entre los arbustos", explicó 'K' en la publicación de Imgur que ella misma compartió. Los gatitos se acercaron salieron de los arbustos, pero la madre era más tímida y se escondía.

Finalmente consiguieron atrapar a la madre de los gatitos©Imgur

Para conseguir salvar a la madre tendrían que utilizar una gata. Ese mismo día, una de las mujeres se puso en contacto con todos los grupos de rescate que pudo encontrar en la zona para conseguir una trampa. "Uno de ellos me puso en contacto con una voluntaria que ayuda a las colonias salvajes, que tiene alrededor de 20 trampas", explicó 'K' en la publicación.

Cuando consiguieron la trampa, 'K' y su amiga esperaron en medio del sofocante calor durante varias horas. Trataron de usar a los gatitos como señuelo para que su madre saliera. Pero la gata no cayó en la trampa, por lo que al final del día se llevaron a los gatitos y dejaron la trampa. allí.

Los gatos rescatados en su casa de acogida©Imgur

Hicieron falta dos días de caminata para llegar a donde estaba la trampa, pero al final atrapé a la gata", confirmó la mujer en Imgur.

La gata tenía espinas en un ojo. Tras una visita de emergencia al veterinario, lograron sacárselas y aunque perdió la visión de un ojo, pudo recuperarse. La llamaron One-eyed Sally o lo que es lo mismo, 'Sally de solo un ojo'.

Las espigas son súper peligrosas para los perros y los gatos. Nuestra veterinaria granadina nos indica cómo proceder para sacarlas

Gracias a la acción de las dos amigas, todos los gatos fueron salvados y encontraron el calor de un hogar (no el del sol) en la casa de acogida.