Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Escuchan maullidos bajo un agobiante calor de más de 38 grados y aun así regresan para salvar a su mamá...

rescate de gatitos del calor
© Facebook

Un par de buenos samaritanos se encontraban explorando los senderos para un grupo de corredores, cuando se encontraron con una camada de gatitos, maullando por ayuda bajo un calor de entre 37 y 40 grados centígrados. Ellos sabían que tenían que ayudar.

Por Cristina Ridao, 24 jul. 2019

Los hechos tuvieron lugar en Sacramento, California. K y su amiga estaban explorando nuevos senderos para correr. De repente, escucharon pequeños maullidos procedentes de los arbustos. Tras investigar, encontraron una camada de gatitos que maullaban por ayuda.

"Uno de los negros salió arrastrándose de entre los arbustos", dijo K. Los gatitos eran muy amigables y caminaron directo hacia ellos para llamar su atención. Sin embargo, la mamá gata se mostraba muy tímida, escondiéndose cerca y negándose a salir.

Ellos sabían que tendrían que regresar con una trampa para poder rescatar a la madre. Más tarde ese día, K ingresó en Facebook y comenzó a ponerse en contacto con todos los grupos de rescate que pudo encontrar en la zona para conseguir una trampa. "Uno de ellos me puso en contacto con una voluntaria que ayuda a las colonias salvajes, que tiene alrededor de 20 trampas", dijo K.

K @CwmMakesPeopleCryInScrabble

Fue muy fácil recuperar a los gatitos, pues ellos mismos caminaron hasta sus rescatistas, pero atrapar a la mamá gata era todo un reto. K y su amiga esperaron en medio del calor por largas horas, e incluso trataron de usar a los gatitos como señuelo para que su madre saliera. La mamá no cayó en la trampa, por lo que al final del día se llevaron a los gatitos y dejaron la trampa allí.

K @CwmMakesPeopleCryInScrabble

Hicieron falta dos días de caminata para llegar a donde estaba la trampa, pero al final atrapé a la gata", dijo K. La gata manchada tenía espinas en uno de sus ojos, lo que hizo que se le rompiera. Tras una visita de emergencia al veterinario, lograron sacárselas y mamá gata se recuperó. La llamaron One-eyed Sally.

Mientras estaba en su casa de acogidal, la tímida mamá se refugió bajo la cama. K se sentó junto a ella con la mano a su lado, para ayudarla a acostumbrarse al contacto humano. Poco después, la mamá gata le permitió a K acariciarla por primera vez. "Ahora ronronea cuando la acaricio, y saca su cabeza de debajo de la cama para comer los bocadillos que le ofrecemos", dijo K.

K @CwmMakesPeopleCryInScrabble
 

Fuente: Imgur
Escrito por: Cristina Ridao, periodista especializada en animales de compañía y directora de Wamiz España.