EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Un gatito mayor encontró en un refugio a los humanos que había estado esperando toda su vida

gato viejo abandonado cat-happy

El gran cambio de este viejito

© Sheehan Veterinary Centre

Un gatito de la tercera edad estaba solo y abandonado en la calle, con poco peso, problemas de visión y aspecto deteriorado… ¿Encontrará su última oportunidad?  

Por Jade del Arco

Publicado el 14/5/20 9:04

Este gato de 15 años -un viejecito felino- vagaba solo por las calles de Nueva Jersey intentando sobrevivir. Cuando llegó al Orfanato Animal de Voorhees, no tardaron en darse cuenta de cuánto amor necesitaba este minino. Pero a su edad, y con los problemas de salud que tenía, eran conscientes de que podía no resultar fácil encontrarle un hogar en el que terminar de envejecer. 

gato viejo abandonado
Así encontraron al pobre minino ©Sheehan Veterinary Centre
 

Llamaron al gatito Barnaby y, como suelen hacer las protectoras y refugios, difundieron su historia en las redes sociales. Así fue como el Dr. Ed Sheehan y su esposa, Clare Sheehan, veterinarios del Sheehan Veterinary Center, vieron a Barnaby por primera vez. Al ser un gato que necesitaba, por su edad y situación, muchos cuidados veterinarios, la pareja, que podía dárselos más que de sobra, decidió adoptarlo. 

Un gato mayor necesita todos estos cuidados… 
anciano y gato
¡Su nuevo papá! ©Sheehan Veterinary Centre

Cuando el gatito llegó a la clínica de sus nuevos papás, para una revisión veterinaria, todo el personal se enamoró de este adorable minino, que gracias a los cuidados y mimos que recibió no tardó en mejorar visiblemente. 
 

veterinario y gato
En la clínica le dieron todos los cuidados necesarios ©Sheehan Veterinary Centre
 

Poco a poco… rejuveneció 

Un tratamiento con antibióticos y mucho amor fueron la receta “secreta” para que este viejecito empezase a coger peso y a recuperar el brillo de su pelaje. Y, aunque sus ojitos están dañados y ya no ve tan bien como antes, se adapta perfectamente a su nueva vida

Gracias a la profesión de sus papás, tiene todos los cuidados que necesita, que no son pocos, y que de otro modo habrían supuesto un gasto, tal vez, demasiado grande para otra familia adoptiva… Afortunadamente, Barnaby tiene un hogar en el que envejecer sin ninguna preocupación más allá de ser feliz. ¡Como debe ser!