EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Una pitbull embarazada y su mejor amigo fueron rescatados de una escuela en ruinas

Facebook Hope For Paws dog-wow

La increíble labor de algunas protectoras salvando vidas inocentes

© Hope For Paws

En Wamiz creemos que los perros potencialmente peligrosos son el resultado de la educación y no de la raza. Hoy traemos una historia que lo demuestra, una vez más.

Por Cristina Ridao

Publicado el 10/5/20 18:08

Hope For Paws, una organización de rescate animal con sede en Los Ángeles (California), recibió una llamada de alerta por dos perros callejeros que vivían en una escuela abandonada hace ya casi tres años. Llevaban meses viviendo en esa propiedad, buscando comida en un parque cerca del lugar.

El equipo de rescate se presentó en el lugar para intentar ayudar a los perros. Primero, avistaron a un perra de raza Pibull bajo la estructura, y vieron que estaba embarazada.

una mujer rescata a un pibull
Imágenes del rescate ©Hope For Paws

Una de las voluntarias le mostró comida para intentar sacarla de su escondite. La perra estaba nerviosa, pero evidentemente hambrienta, así que salió sin mucho esfuerzo. Su amigo, el otro perro, la siguió. 

hope for paws imagen
La perrita pibull estaba hambirenta ©Hope for Paws

El macho pudo ser capturado y solo quedaba la hembra. Tuvieron que atraerla y esperar que no intentara huir al ver a su compañero atrapado. Pusieron comida dentro de la trampa y esperaron un poco. Finalmente lograron poner a salvo a la perra.

perro rescatado
Gracias a Hope For Paws, los perritos fueron salvaron ©Hope for Paws

La pitbull recibió el nombre de Tooney, y el perro pastor, Sully. Los llevaron al veterinario para examinar su estado de salud. Ambos estaban muy nerviosos, pero en buenas manos. Poco después los perros se calmaron y cooperaron con el equipo veterinario al darse cuenta de que solo querían ayudarlos.

pibull con sus cachorros
Tooney con sus cachorros ©Hope For Paws

Unas semanas después, Tooney dio a luz a una camada de nueve perritos felices y sanos. ¡Y gracias a Jennifer Gray de Sunny Day Acres, Sully encontró un hogar!