EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

La bebé dormía al lado de su perro: cuando él tira de la manta, su madre rompe a llorar

bebé duerme con un perro dog-wow

Los perros y los niños pueden ser una combinación explosiva

© Rumble Dogs & Puppies

Cuando se trata de niños y perros, siempre parece haber un lazo inquebrantable entre ellos. Usualmente se forma a través del tiempo, pero en este caso particular, la conexión surgió de inmediato.

Por Cristina Ridao

Publicado el 22/9/20 9:41, Actualizado el 23/9/20 11:13

Era la hora de la siesta, pero había un problema: la pobre recién nacida estaba dormida, pero no tenía una manta que la mantuviera caliente. Fue entonces cuando su madre asistió a un momento mágico.

Mientras la bebé estaba acostada en la cama, sobre una manta, el pinscher miniatura de la familia caminó hacia ella y pudo ver que algo fallaba. En lugar de acostarse al lado de la bebé, el perro decidió tomar la manta y comenzó a tirar de ella.

El perro niñera

Fue entonces cuando la mamá del bebé comenzó a grabar la interacción. El perro empezó a cubrir a la bebé con la manta para asegurarse de que estuviera cómoda y bien caliente, haciendo el trabajo que la madre había olvidado.

bebé y perro manta
La conexión entre niños y perros es mágica ©Rumble Dogs & Puppies 

El perro terminó de cubrir a la bebé de manera muy dulce y no paró de mirarla hasta asegurarse de que estuviera bien y siguiera durmiendo antes de continuar.

Luego, el perrito ajustó la manta por abajo, como si fuera consciente de lo fríos que se pueden quedar los pies de los bebés si no están bien tapados. El perro parecía saber exactamente cómo debía cubrir a su amiguita.

Dicen que “el perro es el mejor amigo del hombre”, o en este caso, un Pinscher es el mejor amigo de la bebé. ¡Adorable! 😍😍

Otro vídeo que deja ver la conexión que existe entre perros y niños rompe con otro mito, el de los perros peligrosos. Echa un vistazo a este tímido Dóberman con su mejor amiga humana.

Y recuerda, la primera norma ➡ siempre con supervisión. “El niño puede hacer alguna trastada, como meterle el dedo en el ojo al perro; o el perro se puede excitar de más jugando y habrá que calmarlo, que luego pasan los accidentes”, advierte el educador canino y consejero de Wamiz, Sergio Tallón.