Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Un gato de Bengala llega a la casa de una nutria y juntos forman una familia alucinante

Desde su página web, la familia que cuida de Pip, la nutria, y Sam, el gato de bengala, explica cómo surgió la amistad entre estos dos animales de distintas especies. 

Por Cristina Ridao , 3 jul. 2020

Desde el primer momento, su criadora supo que era totalmente necesario buscar a alguien que hicera compañía a Pip, puesto que las nutrias son animales muy sociales. Eran amantes de los gatos de bengala y sabían que son felinos activos y juguetones. Así fue como Sam, el minino de bengala, llegó a la familia en la que ya se encontraba la nutia Pip.

¿Fue amor a primera vista?

"Pip y Sam compartieron nuestro nuevo hogar con nosotros desde el primer día que dormimos aquí", relata la familia en su web; y continúa: "Recuerdo el primer momento cuando Sam vio a Pip ... Fue como ... ¿Qué demonios eres?"

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by PIP•SAM•ROX•YUKA•BOB•R&S•L&L (@piptheotter) on

Tardaron pronto en aceptar la presencia del otro y en menos de lo esperado ya estaban muy bien juntos. Después de dos días, corrieron el riesgo de dejarlos solos en su propia habitación. La familia había creado un espacio especial para ellos dentro de la casa. Y cuando volvieron a casa los vieron jugar juntos.

Ahora ambos animales juegan juntos, duermen juntos, se hacen compañía e incluso a veces comen juntos.

¿Por qué tienen una nutria en casa?

"He trabajado como cuidador del zoológico durante algunos años en diferentes tipos de zoos", cuenta su cuidador en su página web. Explica que en uno de esos zoos tenían un par de maravillosas nutrias asiáticas de garras pequeñas, que crían una o dos veces al año.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by PIP•SAM•ROX•YUKA•BOB•R&S•L&L (@piptheotter) on

Durante su estancia en el zoo, una pareja de nutrias dio a luz a 5 crías en agosto de 2016. ¡Las 5 eran hembras! Una madre nutria solo tiene 4 pezones para alimentar a sus crías. Por lo tanto, no siempre es seguro que los 5 (o más) cachorros podrán obtener la leche necesaria para vivir.

A las 3 semanas se percataron de que uno de los cachorros tenía problemas. Era muy pequeña en comparación con sus hermanas, También parecía ser menos activa. Definitivamente no iba a lograrlo sin un poco de ayuda. Por eso dicen haberla llevado a su casa, para salvar su vida.

Durante unas semanas la alimentaron cada dos horas de día y de noche. Pip, que así la llamaron, se convirtió en una nutria fuerte y saludable. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by PIP•SAM•ROX•YUKA•BOB•R&S•L&L (@piptheotter) on

Tener animales salvajes en una casa es una atrocidad, además de estar perseguido por la ley

No podemos compartir esta historia sin añadir que las nutrias son animales juguetones y dóciles, pero pueden atacar sin previo aviso. Son territoriales aunque pueden llegar a convivir bien con animales de otras especies.

No suelen tener miedo a los humanos, por lo que se debe admirarlas desde lejos, sin tocarlas ni molestarlas. Además muchas están en peligro de extinción, pero también se lucha por su conservación. Se pueden estresar fácilmente y son imprescindibles para los ecosistemas en los que viven.