Ahora en Wamiz :

TOP #FOTOPERRO DEL VERANO

Publicidad

Le regalan un perro, pero meses más tarde descubre que no era lo que esperaba (Vídeo)

perro coyote dog-wow

Este cachorrito resultó ser un animal muy distinto cuando creció

© Redes sociales

Una familia de Wisconsin se encuentra con una inesperada sorpresa tras adoptar a un pequeño cachorro. El 'error' trajo a su casa más cariño del que podrían haber imaginado.

Por José Manuel Cano , 25 dic. 2019

Un perro divertido... ¡resulta ser un coyote!

No es la primera vez que ocurre algo similar, aunque esta es de esas ocasiones en las que los errores acaban convirtiéndose en maravillosos golpes de suerte. Nos trasladamos Wisconsin (Estados Unidos), concretamente a la granja de la familia Hanestad, cuyo deseo siempre fue adoptar a un pequeño perro para convertirle en un miembro más de la familia, pero esta vez las cosas no salieron como habían planeado.

El sueño de la pequeña de la casa siempre fue tener una mascota. Quizás por ello, su padre, Rick Hanestad, decidió contentar a Hailey con un regalo que jamás olvidará: un perrito cachorro que trajo una alegría inmensa a toda la familia. Lo trajo el día de una cacería tras encontrarlo en el fondo de un agujero.

Los Hanestad lo recibieron con los brazos abiertos y le convirtieron en un miembro más de la casa. Lo bautizaron como Wiley y rápidamente se convirtió en el compañero de juegos favorito de la pequeña Hailey, de cinco años, que creció a su lado y sin separarse de él. 

Sin embargo, con el paso de los meses comenzaron a darse cuenta de que había algo extraño en aquel divertido perro. Su caso se convirtió en excepcional pues descubrieron que lo que parecía ser un perrito pequeño realmente era un coyote salvaje, animal muy común en esta zona del país estadounidense.

Recuerda aquí la historia de Princesa, una coyote a la que también confundieron con un perro enfermo

La educación es lo que importa

El error era grave. No se trataba de una simple confusión en el sexo del animal. Aquel perro cariñoso y juguetón en su época de cachorro podría convertirse en un enorme riesgo ya que el coyote es un animal potencialmente peligroso al alcanzar su madurez. Sin embargo, lejos de rechazarlo, la familia decidió seguir adelante con su adopción. La amistad ya era tan grande que era imposible decirle adiós sin más. 

Una cámara de seguridad graba un gato protegiendo su hogar de un coyote. Puedes verlo aquí.

Gracias al cariño recibido por su familia, el coyote se educó como un perro más, jovial y familiar, y ha sido el mejor amigo de Hailey, que ya tiene ocho años. Su amistad se aprecia en el vídeo:


Wiley se comporta como un verdadero perrito. Lo sacan a la calle con correa, va a buscar la pelota, duerme al lado de la chimenea y le gusta descansar en la cama de su amiga humana. ¡Incluso tiene su propio sillón y come carne de venado cocida porque no le gusta la carne cruda!

De hecho, este coyote aprendió de los Hanestad y ellos también aprendieron de él. El aullido propio de esta especie se convirtió en un sonido habitual en la vivienda, ofreciendo momentos memorables que demuestran que el cariño es lo más importante a la hora de criar a nuestras mascotas, ya sea corriendo delante o detrás de ellas. 

Del mismo modo, este tipo de noticias demuestra que el parecido entre ambas especies es tan grande que resulta casi imposible distinguirlos cuando apenas tienen varias semanas de vida. El coyote cachorro era prácticamente idéntico al cachorro de varias razas de perro. Si quieres ver más fotos de Wiley con su familia, puedes hacerlo aquí