Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Miraba indefenso mientras un lobo se acercó a su perro: luego ocurrió algo increíble

perro lobo con labrador
© Facebook

A pesar de su increíble belleza y obvias similitudes con nuestros compañeros domésticos, todo el mundo sabe que hay que tener cuidado con los lobos.

Por Cristina Ridao Publicado el 20 abr. 2019

En 2003, el fotógrafo de naturaleza Nick Jans se encontraba en Alaska. Allí, su perro de raza labrador encontró un lobo en su patio trasero. Más tarde, el can comenzó una relación que desafía toda lógica y transformó a toda una comunidad.

Jans estaba en el porche trasero de su casa en Juneau con su perro cuando un lobo apareció. Por la emoción, su perro se escapó corriendo a darle la bienvenida al extranjero. Y es que, los labradores son extremadamente afectuosos con los humanos y con casi todo tipo de animales.

Nick quedó atónito al ver que los dos comenzaron a jugar juntos. Pudo tomar esta fotografía de los dos durante el encuentro. El lobo fue bautizado con el nombre de Romeo, puesto que se quedó el área durante varios años. Nick ha dedicado mucho tiempo a documentar su andadura en este rincón de Alaska.

 

Romeo se convirtió en una mascota ilustre en Juneau; siempre estaba jugando con los perros locales en el Parque Mendenhall Glacier. Los residentes estaban nerviosos al principio, pero muy pronto se dieron cuenta de que Romeo solo quería jugar.

El lobo no solo jugaba con perros. También jugaba con humanos. “Solía traer juguetes que escondía”, declaró Nick en una entrevista. “Uno de ellos era un flotador de plástico. Romeo lo tomaba y se lo llevaba a mi amigo Harry para que él lo arrojara. Entendía perfectamente los comportamientos perrunos que nos parecen normales”.

“Lo asombroso era el entendimiento de Romeo. No todo se debía a nuestra tolerancia, era una combinación de la nuestra, la suya y la de los perros. Las tres especies teníamos que aprender a vivir en armonía. Y así fue”.

Romeo se quedó a las afueras de Juneau durante seis años, convirtiéndose así en un embajador de la vida salvaje y un poderoso símbolo en la comunidad. Tras la muerte de Romeo en 2009, el pueblo hizo un servicio en memoria del lobo y grabaron una placa en su honor.

Esto demuestra que el mundo es un lugar maravilloso. 

 

Black Wolf “Romeo” Mendenhall Lake, Juneau, Alaska. Photo by Mark Kelley

Posted by Romeo: The Story of an Alaskan Wolf on Thursday, August 21, 2014
 

Romeo, Black Wolf Portrait by John Hyde

Posted by Romeo: The Story of an Alaskan Wolf on Thursday, August 21, 2014