Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Día del abuelo: 4 motivos para regalarle un perro a tus abuelos

dia del abuelo perro
© Shutterstock

¡Feliz día del abuelo! Aunque demos pie a pensar lo contrario; no nos estamos refiriendo a nuestros queridos perros mayores sino a nuestros amados abuelos humanos. Esas personas tan importantes en nuestra vida que nos cuidan y nos miman como si no hubiese mañana y sin importarles lo más mínimo la opinión de nuestros padres. ¡Ay, ellos siempre nos protegían de las travesuras mientras mamá estaba con la zapatilla en la mano!

Por todo esto y por todos los secretos que nos guardamos las personas que tuvimos o tenemos la suerte de compartir la vida con nuestros adorables abuelos; es hora de hacerles un regalo muy especial: un perro. Sí, sí. No pongas cara rara porque a estas alturas del cuento un cariñoso peludo les ayudará en la salud y en la enfermedad y les amará y respeterá todos los días de su vida. 

Por Jade del Arco, 26 jul. 2019

¡No lo dudes más: un perro es el mejor presente que le puedes hacer a tus abuelos ya que, entre otras muchas cosas, les cambiará la rutina para bien! ¿No te parece una idea genial? Hoy 26 de julio se celebra el día de los abuelos, esas personas fundamentales en nuestras vidas que son capaces de renunciar a todo por su familia y que siempre están ahí cuando los necesitas.

Desafortunadamente, llega un momento para ellos, cuando sus pequeños ya vuelan del nido, en el que se pueden sentir un poco solos. Imagina pasar de una casa llena de hijos y nietos a estar una o dos persona solamente… Es entonces cuando "nos toca" dar todo lo que ya hemos recibido de ellos y, con pequeños gestos, intentar que sus vidas sean mucho más plenas. Es cierto que, en el día a día, el trabajo, las obligaciones y las rutinas no nos dejan siempre el espacio necesario, pero eso no quita para que intentemos hacer algo, ¿no?

Cuando Bolilla llegó...

Mi abuela, por ejemplo, tuvo una casa a rebosar toda su vida: 6 hijos, 12 nietos y ahora, tres bisnietas y dos más en camino… Pero quedan lejos esos sábados por la tarde en los que todos los primos y nuestros padres nos juntábamos en su casa en sobremesas eternas.

Hoy en día es complicado que estemos todos juntos hasta en Navidad… Y eso mi abuela lo nota. Pero hubo un día en el que todo cambió, ella cambió, su humor, su alegría (que siempre ha sido desbordante)... y fue cuando Bolilla llegó a su vida. No quiero decir que el cariño de un perrito pueda sustituir la necesidades afectivas de los mayores, está claro que tenemos que seguir estando a su lado. Pero sí que puedo contar cómo la llegada de su perrita ayudó a mi abuela en su día a día y todas las ventajas que supuso para ella que ahora seamos una más en la familia.

4 razones para regalarle a tus abuelos un perro

1. Responsabilidad y ocupación

Cuando has pasado de tener a 6 hijos a tu cargo, y después ayudar con los nietos hasta que se han hecho mayores, y un día ya no hay nadie de quién “ocuparse” más que uno mismo... no debe ser fácil. Está claro que es el momento de descansar y disfrutar de la vida de otro modo, pero ¿por qué no hacerlo en buena compañía? Tener la obligación de sacar a Bolilla, llevarla al veterinario, darle de comer, peinarla… Todo ello suponía un responsabilidad para mi abuela y también una ocupación. Era como tener de nuevo un pequeño bebé en casa.

2. Ejercicio

Los mayores cada vez salen menos y, aunque el cuerpo ya no está para tantos trotes, no es bueno dejar la actividad física completamente. Y menos para alguien como mi abuela, ¡qué siempre ha sido una excelente nadadora y viajera! Salir a la calle una o dos veces al día para sacar a su Bolilla era también la “obligación” de ponerse guapa, dar un paseo y ejercitar su cuerpo.

Bolilla es un Bichón maltés, una raza pequeña y que no necesita tanta actividad como otras y, por lo tanto, más fácil también para una persona mayor: para transportarla, para cogerla y porque puede entretenerse en espacios más pequeños que otras razas más grandes. Salir a pasear juntas y jugar en casa es una actividad llevadera y fácil de llevar a cabo para ambas, que ya están viejecitas las dos.  

3. Compañía

Llegar a casa y recibir las alegrías de Bolilla, despertar y que ella esté allí, sus mimos y sus juegos; si para todo el mundo tener un perro en casa suma, para una persona mayor lo hace aún más. Los simples ladridos y jugueteos ya son un signo de compañía. No os podéis imaginar la cara de felicidad de mi abuela viendo la tele con su “Bolita” de pelo en los brazos.  

4. Cariño y seguridad

Los mimos de Bolilla son la alegría de mi abuela. Hasta tal punto que dice que ya tiene una hija más. Además del cariño que se dan la una a la otra, el sentimiento de estar acompañadas hace también que se sientan más seguras, las dos. Igualmente, si a mi abuela le pasa algo (a veces aunque no le pase, con que le des simplemente un beso), Bolilla avisa, es la mayor defensora de mi abuela y estando ella allí nunca le pasará nada. Esa manera de cuidarse la una a la otra, no deja de emocionarme.  

¿Cuál es el perro ideal para nuestros abuelos?

Algunos expertos recomiendan un perro adulto que ya está educado. Pero, como recordamos siempre en Wamiz, hay que tener en cuenta cuáles son las costumbres de este animal, su energía, cómo están nuestros abuelos para hacerse cargo de él… Hay muchos factores que hay que tener en cuenta antes de decidirse por adoptar un perro u otro.

Cuando mi tío le regaló a Bolilla a mi abuela, ella estaba todavía en buena forma y Bolilla acababa de nacer. Mi abuela no tuvo ninguna dificultad a la hora de educarla y así se conocieron y se entendieron a la perfección desde el principio. El hecho de que sea un perro pequeño ha supuesto también muchas facilidades.

Por último, en cuanto al carácter, y eso que dicen de que los perros pequeños son más gruñones; yo creo que en este caso Bolilla se ha impregnado del carácter dulce y delicado de mi abuela, pero también de la disciplina que con tantos niños en casa ha hecho su bandera.

¡Imaginaos con tanto crío en el mismo espacio! Así es que, no nos dejemos llevar por los mitos porque al final todo tiene mucho que ver con la educación y el ambiente en el que se desarrolle la personalidad del animal y no tanto de su raza.

Descubre en nuestra sección de razas de perro cuál es el peludo encajaría con el ritmo de vida de tus abuelos

Mi abuela tiene la suerte de tener muchos hijos y nietos; pero no es así para todos los abuelos que muchas veces se sienten solos. Por eso, un perro fácil de cuidar, manejable y cariñoso puede ser el mejor regalo para los abuelitos. Mi abuela y su perrita son el mejor ejemplo. Ellas son las mejores amigas, se entienden a la perfección, se quieren, se hacen compañía… se adoran. Yo sé que mi abuela me quiere más que a Bolilla, pero también sé que nunca lo reconocería, al menos delante de ella.

Escrito por: Jade del Arco, periodista especializada en arte y traductora.