Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Un conductor escucha un ruido extraño: ¡No puede creer lo que han metido en su camión!

camión sospechoso © Shutterstock

El conductor de un camión percibió un ruido poco habitual en la carga que transportaba y al abrir la caja, que se supone que contenía las llantas de un coche, quedó paralizado.

Por Cristina Ridao, 15 jun. 2019

La historia que te traemos hoy en Wamiz nos ha dejado a todos con la boca abierta, sobre todo por lo insólito de la situación. Los hechos tuvieron lugar en Nueva Escocia, en Canadá, donde un gatito fue enviado por error dentro de una caja de cartón que contenía unas llantas de coche. Y es que a estas alturas ya todos sabemos que los gatos son unos animales curiosos por naturaleza y esa curiosidad en alguna ocasión les juega malas pasadas.

La curiosidad casi mató al gato

A los gatos les encanta meterse dentro de las bolsas de plástico y, cómo no, dentro de las cajas de cartón. Tal es el caso de Baloo, que no dudó en meterse dentro de la caja en el momento en que su dueño estaba empaquetando las llantas para enviarlas por mensajería. A continuación en Wamiz te contamos cómo se resolvió esta rocambolesca situación, que, sin duda, podía haber acabado en tragedia.

Como te hemos dicho, Baloo se metió dentro de la caja de cartón y el dueño no se dio cuenta, por lo que la cerró y la entregó en la empresa de mensajería. Horas después, la familia comenzó a echar de menos al animal y emprendieron una búsqueda por toda la casa que, evidentemente, no obtuvo resultados. La situación se volvió realmente agónica y preocupante, ya que no era habitual que el animal abandonase la casa.

Un descubrimiento alucinante

Habían pasado diecisiete horas desde la desaparición del animal, cuando el conductor del camión percibió un ruido poco habitual en la carga que transportaba y al abrir la caja encontró al gatito, que estaba realmente asustado. Sin dudarlo, el hombre lo puso en conocimiento de la protectora SPCA, que, afortunadamente, logró encontrar a la familia, que estaba realmente desesperada. Lo hicieron gracias al código de seguimiento del paquete en el que habían encontrado al gato. Y es que no esperaban que, en este caso, el localizador iba a servir para encontrar algo tan importante…