Publicidad

Muerte de la reina Isabell II: la historia de su vida a través de sus perros

reina isabel junto a su corgi dog-serious

 A sus 96 años, la reina Isabel II ha fallecido en el castillo Balmoral en Escocia. Repasamos la vida de la monarca más longeva del mundo a través de una de sus pasiones, los perros. 

Por Vanessa Parapar

Publicado el

Este jueves 8 de septiembre de 2022 el Palacio de Buckingham ha anunciado la muerte de la reina Isabel II (1926-2022) a sus 96 años y tras consagrar su vida a la corona británica (llevaba en el trono 70 años). 

Hace unas horas que se desató la alarma en Reino Unido debido al estado de salud de la monarca, y la cadena pública británica, BBC, activó el protocolo ligado al fallecimiento de la reina de Inglaterra (el logo de la cadena en negro y sus presentadores de luto, entre otros).

“Después de un examen médico realizado esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de Su Majestad y han recomendado que permanezca bajo supervisión médica”. Esa fue la escueta nota que el Palacio de Buckingham lanzó al mediodía. Tras estas palabras, todos los miembros de la familia real británica viajaron al castillo de Balmoral, en Escocia, donde la reina Isabel II se encontraba desde el inicio del verano. 

Durante todo el día, periodistas, fotógrafos y curiosos se acercaron a las puertas de Balmoral y del palacio de Buckingham preocupados por el estado de salud de la reina.

Horas más tarde, sobre las 18.30h (hora de Londres), la Casa Real Británica hacía pública la noticia a través de su cuenta de Twitter con una imagen de la reina y el siguiente mensaje: ''La Reina ha fallecido en paz en Balmoral esta tarde. El Rey y la Reina consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana.''

 

''London Bridge Is Down''

''London Bridge Is Down'' (''El Puente de Londres ha caído''), la frase clave con la que se comunicó la noticia a la primera ministra, Liz Truss, que da nombre al protocolo que tendrá lugar durante los próximos días y anunció la mundo la muerte de la reina Isabel II tras 70 años de reinado.

A parte de por ser la monarca más longeva de la historia (fue nombrada reina el 6 de febrero de 1952, pero su coronación no llegó hasta el 2 de junio de 1953 en la Abadía de Westminster) y una de las más carismáticas, Isabel II era una amante incondicional de los animales, concretamente de los perros. Y por ello también será recordada. 

Isabel II, la historia de su vida a través de sus perros

Los cánidos de la reina Isabel II han sido parte importante de su vida. A lo largo de sus siete décadas al mando de la corona británica, Isabel II no ha ocultado su pasión por los perros, sobre todo los de raza corgi, que han llegado a formar parte de su Corte y eran parte activa de la vida de palacio. 

La reina ha tenido más de 30 perros y jamás concibió su vida sin ellos.

El primer corgi con el que la reina compartió su vida se llamaba Dookie y fue un regalo de su padre, el rey Jorge VI. 

A la edad de 18 años, la reina recibió otro presente que la marcó para siempre: una perrita de la misma raza llamada Susan de la que descienden algunos corgi y dorgi que convivieron con ella durante todo su reinado. 

Willow fue el último de la dinastía de Susan, murió en el año 2018. 

Susan fue una de las perras más importantes para la reina. Tanto que la acompañó en su luna de miel en Escocia en 1947 junto a Felipe de Edimburgo. 

Tras Dookie y Susan fueron muchos los corgis, dorgies (cruce entre corgi y dackel) y cocker spaniels que vivieron junto a la reina de Inglaterra. En el año 2007, Isabel II convivía con 14 perros, pero por razones de seguridad la monarca tuvo que reducir su 'séquito' canino puesto que sus personas de confianza y personal de seguridad tenían miedo a que sufriera alguna caída o traspiés. 

El año pasado y tras la muerte de su marido, el príncipe de Edimburgo, uno de sus hijos, el duque de York, le ofreció dos nuevos cachorros -Muick y Fergus- con el objetivo, según se supo a través de los medios de comunicación británicos, de levantarle el ánimo. Lamentablemente, Fergus murió tres meses después dejando a Muick y a la reina desolados. 

Tiempo después, en junio de 2021, Sandy -otro corgi- llegó a palacio para hacerle compañía a la monarca, a Muick y a Candy (un dorgi anciano). 

Lamentablemente, hoy estos perros se han quedado huérfanos. Esperamos de corazón que los corgi y dorgi de la reina de Inglaterra encuentren el amor y la protección que recibieron de su madre y reina junto al resto de miembros de la familia real. 

Isabel II ha dejado muchos legados, pero nadie puede negar que uno de los más importantes es el amor que la reina profesaba a sus animales. DEP ?

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar