Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

San Valentín con mi gato: 5 consejos para tu gato por fin te quiera (porque algunos gatetes amor, amor, no son)

san valentin gato © Shutterstock

¿Tienes en mente celebrar San Valentin con tu gato pero tienes miedo a su reacción? Apunta estos consejos para que vuestra velada salga a las mil maravillas. 

Por Vanessa Parapar, 14 feb. 2019

Hoy es el día más romántico del año y las personas que tenemos gato estamos deseando ir corriendo a casa para pasar San Valentín con nuestro felino preferido. Sin embargo, todos sabemos que esta fiesta tan especial no es plato de buen gusto para una gran cantidad de seres vivos que piensan que el amor no existe y que todo es un invento de los grandes almacenes. Aunque te duela, debes saber, que tu gato forma parte de ese grupo de haters del amor que estarían dispuestos de hacer cualquier cosa para poner fin a esta celebración. 

Nosotros que morimos de ternura ante cualquier vídeo de gatetes no podemos dejar de pensar lo bonito que sería ponerle un traje de Cupido al nuestro para que de una vez por todas nos lance sus flechas. No obstante, sabemos que sería más probable que nuestro gato se enamore del perro del vecino a que claudique ante nuestros románticos deseos. Por suerte, no nos damos por vencidos y seguiremos intentando que nuestro felino nos ame por encima de todas las cosas y, lo que es aún mejor, se deje querer. 

Después de reflexionar sobre este tema -y devolver los globos con forma de corazón que habíamos comprado para amenizar la velada-, hacemos un alto en el camino para avanzar en la ardua tarea de conquistar a nuestro gato con el objetivo de que nos quiera de una vez por todas.

A continuación te mostramos las pautas para que nuestros románticos deseos se hagan realidad 

Compréndelo y acepta su personalidad (por ruda y fuerte que sea)

Tu gato es como tu ex novio. Por más que lo intentes, no conseguirás cambiarlo. Así que no te queda más remedio que aceptarlo tal y como es -con sus defectos y sus virtudes- para hacer vuestra relación más estable y que el respeto impere por encima de todo.

Déjale su espacio

Tu gato ama la libertad. No le cortes las alas. Su instinto depredador lo posiciona como un ser que vive los vientos por conquistar nuevos territorios. Ese hecho debes de tenerlo claro y dejarle volar. La prueba de que lo estás haciendo bien es dejar de perseguirlo cada vez que no lo veas o cuando sientes que se ha ido de tu lado. Aunque sea difícil de creer, seguro que está detrás del sofá espiándote. 

Dale su comida preferida, esa que guardas para las ocasiones especiales 

San Valentín no es una día cualquiera, es la jornada en la cual debemos expresar nuestro amor con pequeños gestos. Celébralo con tu gato ofreciéndole para la cena una ración de esa comida húmeda que tanto le gusta. Sí, la misma que le sacaste para el banquete de Navidad. La ocasión lo merece.

No le des una ración extra de mimos

De la misma manera que te invitamos a darle un capricho culinario a tu gato, subrayamos que no le agobies con caricias. Para él que sea 14 de febrero o 5 de julio no es excusa para dejarse tocar y rascar demasiado. Un gato es un gato en San Valentín y siempre. Eso sí, si notas que se pone tontorrón y reclama más mimos de lo habitual… ¡aprovecha!

Regálale un rascador XXL para que pueda hacer lo que más le gusta: rascar, rascar y rascar 

¿Existe un regalo mejor para un gato? ¡No! Además con esto evitarás que termine de romper las cortinas y demás objetos de la casa.

Aviso importante: no queremos levantar falsas esperanzas en lo que a la relación con tu gato se refiere. No olvides que es un felino con una personalidad arrolladora que se pone el mundo por montera bajo el cartel de INDEPENDENCIA. Pero… ¡soñar no cuesta nada! ¡Feliz San Valentín!