Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Un pueblo alemán confisca el perro de una mujer por no pagar sus impuestos y hace lo impensable con él

perro pug carlino © Shutterstock

El Ayutamiento de la localidad de Ahlen decidió "confiscar" el perro de una mujer que no podía pagar sus impuestos. Un hecho que podría entenderse hasta que se supo lo que hicieron con él. 

Por Cristina Ridao, 28 feb. 2019

Un acto escandaloso

Los hechos tuvieron lugar el pasado diciembre en la localidad alemana de Ahlen, perteneciente al estado federado del Norte-Westfalia.

La localidad le retira a su perro

Los ciudadanos alemanes están obligados a pagar una serie de tasas por la tenencia de animales. Al parecer, la protagonista de esta historia de se hizo cargo de las suyas, así que la localidad tomó la decisión de confiscar a su mascota.

Incapaz de pagar sus deudas, la mujer vio como la municipalidad se llevaba a Edda, una perra de raza Pug. Sin embargo, lo asombroso del asunto radico en la acción que el Ayuntamiento llevó a cabo después. Y es que, pusieron a la carlina a la venta en Ebay.

Otra mujer, en Rheinsoll, compraba la perrita poco después por 750 euros. La indignación de la propietaria inicial era de esperar. Pues no solo se había llevado a su amado animal, sino que, además, lo habían vendido por un precio que además era bastante más bajo del habitual. No obstante, la mujer de Ahlen había aceptado la toma de Edda debido a su historial de impagos frente a la municipalidad. Por desgracia, Edda además está enferma. Tiene problema de vista y necesita ser operada. Sus intervenciones supondrán un gasto de más de 1800 euros. Una suma a la que la mujer de Ahlen nunca habría podido hacer frente.

Frente a los hechos, un representante de la localidad alemana ha explicado que había sido la única y la primera vez que habían “expropiado” un animal en tales circunstancias. Sobra decir, que nunca habían contemplado la idea hacer dinero con la venta de animales por internet. Llegados a este punto, la ciudad ha decidido poner el asunto en manos de un abogado que tomará el relevo del caso.

En cualquier caso, es muy poco probable que Edda vuelva al hogar de su primera compañera. No hay mal que por bien no venga…