Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Escuchó un cachorrito gimiendo en la oscuridad; cuando lo descubrió, se le encogió el corazón

cachorrito abandonado cinta adhesiva
© Griffith Animal Hospital - Facebook

Un hombre que caminaba por la calle una fría noche se topó con un cachorrito en un estado lamentable. Su historia te encogerá el corazón
 

Por Lola Duarte, 5 mar. 2019

Bob Hoelter, un vecino de Griffith, Indiana, nunca pensó que su decisión al salir a comprar una fría noche de invierno el mes pasado cambiaría la vida de un adorable cachorrito. “Normalmente conduzco hasta el supermercado pero esa noche decidí que necesitaba hacer un poco de ejercicio”, declaró al medio The Dodo. Este vecino encontró a un pequeño perro en unas terribles condiciones y, sin saberlo, le brindó una segunda oportunidad

Escuchó al cachorrito gimiendo en la oscuridad

Bob andaba tranquilamente por la calle camino de la tienda para hacer la compra. Al cruzar el mismo puente de siempre escuchó un ruido. El llanto que sentía provenía de debajo del puente y Bob no pudo evitar detenerse: “Miraba el agua y la tierra, pero no veía nada, sólo escuchaba ruido. Caminé un poco alrededor a ver si encontraba algo”.

Seguía escuchando ese llanto y se puso a investigar a ver de qué se trataba. Se agachó cerca de la alcantarilla, iluminó hacia el fondo con una linterna que llevaba y al fin vio lo que sucedía. Los gemidos eran de un cachorro temblando de miedo. Pero eso no era lo peor: el perro abandonado tenía envuelto todo su hocico con cinta adhesiva, tan firmemente que no se la podía quitar. 

Trasladó al cachorrito al veterinario

Bob Hoelter no dudó ni un momento. En cuanto vio el lamentable estado en el que se encontraba el perro, lo trasladó de inmediato al Griffith Animal Hospital. Tenía que sobrevivir, tenía que darle una segunda oportunidad. Arropó con su chaqueta al pequeño y se plantó en el veterinario. Allí los profesionales le dieron todos los cuidados y el tratamiento necesarios para que el cachorro se repusiera. 

Lo primero que hicieron fue retirarle la cinta adhesiva. Según las valoraciones del Griffith Animal Hospital, probablemente había estado varios días con la cinta envuelta alrededor de su hocico dado su estado de desnutrición. Su piel también estaba dañada y, además el cachorro tenía una pata rota. “En mis 30 años de profesión jamás pensé que vería algo así”, aseguró la principal veterinaria, Lori Kovacich. Al cachorrito le inyectaron antibióticos y cremas para el dolor, y le armaron una cama bien cómoda y llena de peluches.

 

El cachorrito bien arropado en el veterinario.Bob Hoelter

Una segunda oportunidad 

La suerte sonreía a este pequeño desde el momento de su rescate. No solo dio con Bob, sino que tardó poco en encontrar una segunda oportunidad. Durante sus primeras horas en la clínica veterinaria llamó la atención de muchos gracias a la publicación en Facebook de la clínica, pero especialmente de Mary y su esposo Doug. Este matrimonio es cliente de la clínica desde hace muchos años y recientemente habían perdido a su querido perro. No se planeaban adoptar otro pronto, pero este les robó el corazón.

El cachorro, que ahora se llama Louie, vive desde hace pocas semanas en su nuevo hogar junto a Mary y Doug. Eso sí, antes de trasladarse el matrimonio planeó un encuentro con su rescatador, con Bob, al que Louie reconoció enseguida. 

Dicen que el simple aleteo de una mariposa te puede cambiar la vida. Sin duda, la decisión de Bob de ir caminando hasta la tienda dio un vuelco a la vida de Louie. Que seas muy feliz junto a tu familia, cachorrito.  

familia cachorrito abandonado cinta adhesiva
El pequeño Louie en los brazo de Mary y Doug, su nueva familia. Bob Hoelter