Perro callejero con el corazón roto solo necesitaba una mano amiga

Bobi estaba solito en el mundo.

Un perro callejero fue hallado mientras merodeaba cerca de una estación de trenes, caminando entre los rieles. Howl Of A Dog se hizo presente para el rescate, pero sabían que la situación era muy peligrosa pues el perro huía apenas ellos se acercaban. El equipo de rescate empezó a preocuparse porque el perro podría meterse entre las vías del tren, así que intentaron redirigirlo hacia un lugar más seguro.

- Anuncio Publicitario -

El perro entendió que estaban ahí para ayudarlo, y su viaje lo dejó hambriento y exhausto, tanto como para acercarse a comer los bocadillos que le ofrecían. Bobi se acercó cojeando, y su ojo izquierdo parecía estar herido. El perro se dejó acariciar y resultó ser muy dulce.

- Anuncio Publicitario -

Pudieron llevarse a Bobi y trasladarlo a la clínica veterinaria para examinarlo y cuidarlo. Sorprendentemente, el perrito tenía microchip, pero cuando contactaron a su dueño, el hombre respondió que no quería al perro y pidió que el equipo de rescate se lo quedara.

Bobi había huído de casa, y fue hallado a casi 15 kilómetros de distancia. Descubrieron que estaba ciego de us ojo izquierdo y tiene alrededor de nueve años. Hubiera resultado muy difícil sobrevivir al invierno en las calles, pero ahora está en buenas manos.

Este perrito mayor es amable, amoroso y obediente, y aún está lleno de energía. ¡Vaya que ama jugar! Bobi parece estar viviendo una segunda juventud, ahora que está bien cuidado. Lo único que falta es encontrar un hogar de por vida para este bello amiguito. ?

- Anuncio Publicitario -