Perro y gato: ¿pueden vivir juntos?

Perro y gato | pixabay

Te damos los mejores consejos para que perro y gato puedan vivir juntos y en armonía, una tarea que puede llegar a ser compleja, pero que al mismo tiempo es altamente satisfactoria.

- Anuncio Publicitario -

“Se llevan como el perro y el gato”, un tópico que se repite hasta la extenuación, pero que no tiene por qué ser cierto necesariamente. Y es que son muchos los casos que hemos visto a lo largo de nuestra vida en los que los perros y los gatos pueden llegar a ser los mejores amigos,, basta con hacer las cosas bien. No siempre es una tarea fácil, aunque lo cierto es que es un objetivo alcanzable si se le pone dedicación. Anteriormente en Wamiz te hemos hablado del procedimiento para juntar dos gatos en la misma casa, lo cual a menudo suele ser tan complicado como hacerlo con un perro. Por eso, no te pierdas los consejos que te ofrecemos a continuación, ya que, si los sigues, es muy probable que consigas que tu gato y tu perro puedan vivir en paz y armonía.

Cuanto más pequeño sea uno de los dos, mucho mejor

Esta es una condición fundamental que facilitará mucho las cosas. El cachorro aún no ha desarrollado plenamente su personalidad y aún tiene que aprender quiénes son sus amigos y quiénes sus enemigos. Para un cachorro todos son amigos desde el principio, porque apenas tiene prejuicios e instintos que le condicionen, así que habrá que centrarse en el otro animal adulto. Este, por su parte, tampoco terminará de ver al nuevo inquilino como una amenaza, ya que no se trata más que de un cachorro que no debería amenazar su territorio. Con un poco de paciencia y observación, la adaptación puede ser tremendamente rápida.

El perro y el gato pueden llevarse muy bien | pixabay

Primer contacto

Lo mejor será introducir al gato en la casa en primer lugar, que la haga suya y que se muestre tranquilo. Al día siguiente, sería conveniente darle alguna prenda o juguete del nuevo animal, para que vaya acostumbrándose a su olor. Esto eliminará el shock inicial a la llegada del compañero. Posteriormente, con el gato metido en el transportín, es recomendable que lo pongamos en un lugar en alto, para que se sienta protegido cuando haga aparición el perro en la habitación. Es muy importante que el perro tenga bozal en todo momento, hasta que estemos convencidos de que la relación entre ellos va a ser buena. Le dejaremos que olfatee todo e incluso que se acerque al gato, siempre y cuando ninguno de los dos se muestre excesivamente alterado. Si esto ocurriera, lo mejor sería aplazar el proceso al día siguiente.

- Anuncio Publicitario -

El momento de conocerse

Si ya se muestran tranquilos el uno con el otro, ha llegado el momento de abrir el compartimento del transportín y de dejar salir al gato. Es muy importante que el perro permanezca en todo momento con el bozal y la correa, la cual sujetaremos nosotros con fuerza. Es muy probable que el gato no se acerque por su cuenta, así que le dejaremos a su aire y nunca forzaremos el contacto físico entre ellos. Si vemos que van aceptándose poco a poco, iremos prolongando estos encuentros, siempre con nuestra supervisión. Aún no estamos seguros de si podemos dejarlos solos, ya que no confiamos plenamente en ninguno de los animales.

Si uno es un cachorro, mucho mejor | pixabay

¿Cuándo dejarlos solos?

Esta es una cuestión muy relativa, pues dependerá de cada caso. Nosotros debemos ir observando cómo se comportan y si realmente terminan llevándose bien. Si vemos que la relación va por buen camino, podemos ausentarnos por cortos periodos de tiempo, aumentándolos poco a poco cada día. Es conveniente que el perro, si es de gran tamaño, permanezca con el bozal durante bastante tiempo, ya que podría lastimar al gato en una de sus peleas.

Consejos finales

Es imprescindible que cada animal disponga de su espacio en la casa, para que puedan descansar lejos el uno del otro si así lo creen necesario. Lo mismo sucede con el comedero y el bebedero, pues cada uno deberá tener el suyo. La paciencia ha de ser nuestra mejor aliada, pues habrá momentos complicados. Serán los propios animales los que vayan marcando el ritmo de su adaptación y nosotros deberemos trabajar muy duro con ellos.

- Anuncio Publicitario -

Leer también: Arena para gatos: tipos, precios y características

Soy periodista y también tengo un gato. Como a ti, me encantan los animales y por eso busco historias que merecen ser contadas.