El perro Pocho: un pequeño Jack Russell al que la mafia quiere muerto

Perro Jack Russell | Wikipedia

El pequeño perro Pocho se ha convertido en la pesadilla de la mafia napolitana, ya que ha detectado multitud de alijos de droga valorados en millones de euros y por ello está amenazado de muerte.

- Anuncio Publicitario -

El último enemigo que le ha salido a la mafia napolitana no se ajusta a los parámetros habituales, a aquellos que todos tenemos más o menos identificados. Esta vez no se trata de un político, sino de un policía. Sin embargo, este no es un policía al uso, sino que es un policía con unas características muy particulares. Porque anda sobre cuatro patas y tiene un olfato tan desarrollado, que ha terminado sacando de sus casillas a los delincuentes más temidos de la zona. Como ya habrás adivinado, se trata de un perro policía (si quieres adoptar un perro policía, hacerlo es mucho más fácil de lo que pensabas), Pocho, un pequeño Jack Russell de nueve años que está especializado en la búsqueda y detección de estupefacientes, lo que supone una gran amenaza para el tráfico de drogas en los puertos de Nápoles y del sur de Italia.

Como sucede con todo aquel que dedica su vida a perjudicar a la mafia, el pequeño Pocho ya ha sufrido varios intentos de asesinato. Pero no han sido tentativas en la forma habitual, sino que han llegado en forma de albóndigas de carne envenenadas, las cuales ha sabido sortear con pericia el experimentado can. El animal ya ha detectado toneladas de droga, perjudicando seriamente a los cárteles de la Camorra, que han perdido millones de euros y que ya no saben qué hacer para acabar con esta amenaza. En Wamiz estamos encantados con estos perros, que hacen un trabajo impagable para la sociedad y que luchan cada día para que cada vez haya menos delincuentes sueltos por las calles.

- Anuncio Publicitario -

Leer también: Los cinco motivos por los que adoptar un perro pequeño

Soy periodista y también tengo un gato. Como a ti, me encantan los animales y por eso busco historias que merecen ser contadas.