Perro que perdió su nariz sonríe de nuevo al ser adoptado por su salvadora

La historia más dura de leer tiene un final que vale la pena.

Perro_que_perdió_su_nariz-01

- Anuncio Publicitario -

Los voluntarios de la Organización Oficial de Rescate All Dogs de Houston (ADORE en inglés) ven casos de maltrato animal a diario, pero aún así, Brittany Faske no estaba lista para lo que encontró cuando recibió una llamada acerca de un perro herido visto en el basurero de un sitio de construcción.

Source: KHOU.com
Source: KHOU.com

“Este gran perro, que alguna vez fue hermoso, fue reducido a casi nada”, comentó Faske a The Dodo.

Se podían ver sus huesos a través de su piel, estaba sentado entre la basura y llantas usadas. La peor parte fue la espantosa herida en su cara: al pobre perro le faltaba una parte de su nariz y de su boca; además, pedazos de su hocico colgaban. Faske se acercó al perro asustado y por el olor pudo notar que la herida se había infectado.

*La imágenes a continuación pueden resultar fuertes para algunos lectores, especialmente pequeños humanos*

Source: @adorehouston/Instagram
Source: @adorehouston/Instagram

Su cuerpo estaba desplomado en una posición de total invalidez, pero eso no le impidió gruñir cuando Faske se acercó. Ella pensó que el perro no sobreviviría y quiso al menos darle un final digno, así que se acercó lo suficiente para detallar la herida y pudo ver que era un corte limpio, hecho por un objeto filoso.

“Parecía que alguien hubiese tomando un cuchillo y le hubiera cortado la cara”.

Sentados en el carro de Faske, Apollo (llamado así por el antiguo dios grecorromano de la sanación) se relajó y durmió un poco, sorprendiendo a la chica, quién explicó que “parecía que si supiera que estaba a salvo”. Ella es lo mejor que le pudo pasar al pobre animal.

- Anuncio Publicitario -
Source: KHOU.com
Source: KHOU.com

En el veterinario, Faske y los demás se sorprendieron al ver a Apollo olfatear a los otros perros y merodear la zona sin prestar mayor importancia a que le faltara la mitad de su rostro. Además de las terribles heridas, el perro tenía gusanos en el corazón, lo que hizo que toda esperanza de recuperación fuera remota; aunque él tenía otros planes.

Cuando le dieron comida y agua, Apollo lo devoró todo, por lo que Faske y el veterinario recobraron la esperanza de que podría sobrevivir a pesar de las probabilidades.“Desde ese momento supimos que no era como cualquier otro perro”, dijo ella.

Source: @bfaske/Instagram
Source: @bfaske/Instagram

Apollo tuvo una cirugía reconstructiva para salvar lo que quedaba de su hocico. Después de un injerto de piel, de remover su maxilar superior y algunos dientes, Apollo quedó sin nariz pero aún podía respirar a través de su cavidad nasal. A pesar de perder gran parte de su rostro, su alegre personalidad quedó intacta.

Source: @bfaske/Instagram
Source: @bfaske/Instagram

Faske cuidó de Apollo mientras se recuperaba, pero luego de verlo ganarse el amor de sus gruñones perros mayores, supo que estaba destinado a quedarse.

Source: @bfaske/Instagram
Source: @bfaske/Instagram

Ahora, Apollo pasa su tiempo comiendo, tomando el sol, jugando con pelotas de tenis y durmiendo con sus hermanos mayores en la casa de Faske.

Source: Brittany Faske/The Dodo
Source: Brittany Faske/The Dodo

También le fascina acompañar a sus humanos cuando hacen ejercicio en casa:

- Anuncio Publicitario -

A video posted by Brittany Faske (@bfaske) on

Además del amor que le brindan, Apollo también recibe una clase de entrenamiento todos los sábados que lo ha ayudado a recuperar su confianza y a convertirse en el perro más feliz de la ciudad. Faske comentó que las clases sabatinas sirven para fortalecer su relación. “Él sabe cuándo es sábado y me espera pacientemente al lado de la puerta para salir desesperado al auto; le encantan los paseos por la ciudad”.

- Anuncio Publicitario -
Source: Brittany Faske/The Dodo
Source: Brittany Faske/The Dodo

Apollo ahora es la imagen y mascota de ADORE; ha ayudado a luchar contra el abuso animal y crea consciencia ante la crueldad hacia los animales. Faske explica que Apollo está “mostrándole al mundo que un animal que ha sufrido tanto que fue abandonado puede superar las circunstancias y convertirse en un modelo a seguir para otros animales”.

Apollo tuvo el final más feliz que cualquiera hubiera esperado, pero aún hay perros que necesitan ayuda. Para apoyar los esfuerzos de rescate de ADORE en el área de Houston a través de donaciones o cuidando perros temporalmente, visita su página web. Para saber cómo le va a Apollo en su nueva vida, revisa la página en Facebook de ADORE.