Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

¿Por qué mi perro sufre con los petardos y los cohetes? #MejorSinPetardos

petardos perros advice
© Pixabay

A muchos perros les da miedo el sonido de los petardos y cohetes, tan usados ahora en Navidad. En Wamiz lanzamos la campaña #MejorSinPetardos para concienciar a la población de los efectos negativos en su salud

Por Lola Duarte

Chufa tiene una relación amor-odio con la Navidad. Le encanta viajar para estar con la familia humana y jugar con su prima perruna, Ary. El contra viene por ese maravilloso sonido que provocan los petardos y cohetes, tan usados por algunos estas fiestas. Sí, lo confieso: nunca me hicieron especial gracia, pero desde que tengo a Chufa menos porque veo el miedo que le da. Por todos estos perros en Wamiz lanzamos la campaña #MejorSinPetardos, para concienciar a la población de los efectos negativos en su salud. Pasa y descubre por qué tu perro sufre con los cohetes y petardos.

La mitad de la población perruna

Cuando Chufa era más joven su reacción ante un petardo o cohete era bastante impactante. Se escondía en el primer rincón que pillaba en casa, temblaba muchísimo y el corazón la iba a mil. El miedo perdura, pero al menos reacciona de diferente forma. Al escucharlos, se esconde bajo la mesa o si me pilla en el sofá se pone a mi vera, y de ahí no se menea hasta horas después. Y no hablemos de salir a la calle a pasearla… misión imposible. Esto, por fortuna, no les pasa a todos los perros. Aunque no hay cifras exactas de qué número de la población perruna sufre por los petardos y cohetes, tanto el sector veterinario como de educación canina consultado por Wamiz considera que rondará la mitad. Hay perros incluso que desarrollan ese miedo hacia las tormentas.

Por qué tu perro sufre con los cohetes y petardos

Uno de los principales motivos por los que tu perro sufre tanto con los petardos y cohetes es justo el sonido que provocan. Es decir, el oído de los perros está capacitado para percibir sonidos 5 veces mayor a los que sentimos los humanos. Su capacidad auditiva (60.000 ciclos por segundo) se diferencia de la humana (20.000 ciclos por segundo) por su gran aptitud para captar sonidos a altas frecuencias. Seguro que en alguna ocasión has dicho eso de “pero si yo no he escuchado nada” y tu perro está ya escondido en su refugio antirruidos. Los perros pueden percibir un sonido débil a una distancia entre cuatro y cinco veces mayor que un ser humano. Es más, estos sonidos matan células sensoriales que se encuentran en los oídos y que no se regeneran dejando severas discapacidades auditivas. Los petardos pueden alcanzar los 190 decibelios, bastante más de los 85 que puede soportar el oído de un perro.

perros italia fuegos artificiales sin sonido Muchos animales sufren estrés a causa de los fuegos artificiales
yiulipa

Hipersensibilidad auditiva

Ponte en su lugar. Imagina que posees dicha hipersensibilidad auditiva y suene ese estruendo. Para un perro tiene que ser como que se le cae el mundo encima y te mira con cara de “¡¿pero no ves que se está cayendo el mundo?!” Si ellos pudieran usar las redes sociales, hablar y escribir como nosotros, seguro habrían sido ellos los impulsores de #MejorSinPetardos.

Personalidad y características del perro

Otro factor importante que influye en el miedo de tu perro hacia los fuegos artificiales es su propia personalidad y característica. “Si el perro ha estado bien socializado de pequeño, tiene cierto carácter, probablemente habrá menos predisposición a tener miedo a los cohetes”, dice Sergio Tallón, el amigo de Senda Canina. En cambio, “si tenemos un perro sensible, o que se asusta con poca cosa, por ejemplo, será más probable que tenga miedo a los cohetes”.

La honda expansiva

Tallón considera que tanto la genética, la educación, la socilización, esas experiencias que ha vivido el perro y cómo lo afronta el perro influyen en ese miedo. “No es tan sencillo calificar si tiene miedo o no tiene miedo”. Además, aporta otro dato interesante. Ese miedo no es solo o es por el propio ruido que genera el petardo o cohete, “si no por la vibración que provoca. Eso sí es una predispoción genética, es decir, ante un ruido tan fuerte el perro reacciona a algo que para él rompe la normalidad que hay en su vida. Un suponer: suena un disparo al lado de un árbol o está lleno de pájaros. Todos salen volando, ¿verdad? En el caso que nos ocupado sucede lo mismo. “Esa hostia expansiva, hace que el animal huya. Para entenderlo es fácil trasladarlo a nosotros –continúa el adiestrador consultado por Wamiz –. Cuando presenciamos un espectáculo de fuegos artificiales, la honda expansiva la notas dentro de tu cuerpo. Hay gente a la que le incomoda, y hay gente a la que no. Eso es lo que le da miedo al perro, lo que le provoca por dentro”.

Ante esta situación, ¿qué podemos hacer los humanos? “Por supuesto, trabajarlo. Pero es un tema muy variable”, advierte Sergio. Como decíamos al principio, Chufa con los años lo afronta de una forma diferente, pero ese miedo no se le va a ir nunca. Lo mismo le ocurre al propio Tallón con algunos de sus perros: unos le tienen miedo al sonido de los tiros de los cazadores, a los petardos y cohetes, otros a las tormentas y otros a nada de nada. Cada perro, es un mundo. El miedo a los petardos y cohetes se puede trabajar, pero es muy difícil. Puedes llegar incluso a que el perro tolere o soporte pequeños ruidos, como los petardos que son algo más leves. Pero ahora llega un Madrid - Barça y tu vecino tira al lado de la puerta de tu casa un petardazo, y ese avance fácilmente se va al traste”, ejemplifica Tallón. Cuanto más acostumbrado esté a todo de pequeño, mejor.

Cómo actuar con tu perro

Sergio nos ofrece tres recomendaciones esenciales para ayudar a tu perro en estos días navideños de petardos y cohetes:

  • Pasear a los perros antes de que empiece el festival gordo de petardos y cohetes. “En nuestro caso, procuro llevarme a los perros a la sierra que sé que no hay nada de ese ruido".

  • Pasearlo con correa. Si vais a salir cerca de casa, mejor pasea a tu perro con correa esos días para evitar que salga huyendo. Se han dado muchos casos de perros que se pierden o desaparecen por completo asustado por el estruendo.

  • La casa, su refugio nuclear. "Todo bien cerrado para que la honda expansiva, ese sonido, esa vibración, ese estímulo que viene de fuera se amortigüe con las paredes".

  • "En la casa es importante que el perro tenga un sitio en el que se sienta cómodo y a la vez seguro. Aunque nos parezca raro, a él le ayuda a soportar mejor ese peligro porque él no entiende porqué está pasando".

  • Estar con él. Para redondear la jugada, "pasa el mayor tiempo posible con él". Sí, hay que trabajar, hacer recados, pero tu presencia le da seguridad.

#MejorSinPetardos

Ahora ya sabes lo que supone para la salud de tu perro ese ruido y esa honda expansiva. Por ello te invitamos a que compartas en nuestra página de Facebook la foto de tu perro con el hashtag #MejorSinPetardos, ya sea en la propia foto o en un cartel. Entendemos que algunos se diviertan con los fuegos artificiales, pero podrían disfrutar igualmente del festival de colores y formas con fuegos artificiales sin ruido, como estableció Italia para Navidad de 2018.