Aversión a la comida en los perros

Si bien es cierto que no debes ceder demasiado en cuanto a las exigencias de tu perro, también es normal que te preocupes por lo que le gusta y lo que no, y tenerlo en cuenta a la hora de elegir sus alimentos. En primer lugar, debes entender que sus preferencias alimenticias son innatas.

Dado que los perros son carnívoros por naturaleza, por lo general suelen disfrutar mucho más los alimentos de origen animal que los de origen vegetal. Sin embargo, es posible que los perros adquieran un gusto especial por ciertos alimentos.

Los perros adquieren hábitos alimenticios perdurables (aunque no necesariamente definitivos) justo antes de ser destetados, entre la quita y la séptima semana de edad. Los cachorros aprenden a través de sus acciones, imitando el comportamiento de sus madres, quién a su vez les enseña a sus retoños a elegir sus alimentos, a cazar y a desarrollar sus habilidades sociales. Durante este periodo, los cachorros necesitan varias fuentes de nutrición y diferentes tipos de alimentos para poder adaptarse a las diferentes dietas que seguramente tendrán más adelante. Cuando llegan a la edad adulta, son capaces de comer los mismos alimentos.

Los alimentos favoritos de los perros

A los perros les encantan las proteínas de origen animal. Los fabricantes de piensos las utilizan ampliamente para mejorar el atractivo de un pienso de alta calidad (en lugar de utilizar productos de origen vegetal, que tienen el efecto opuesto). El ingrediente predominante en la dieta de un perro es esencial para una correcta nutrición.

Los perros prefieren por mucho el estómago y el hígado crudos que las carnes cocidas. Las preferencias de los perros varían entre la carne de res y las aves, seguido del cordero y el caballo. Cuando la proteína se ofrece cruda, la carne de res es la primera opción (los perros la prefieren cruda), seguida del cordero, las aves, el caballo y el cerdo. Prefieren las carnes rojas que las blancas.

Las grasas de origen animal (como la grasa de cerdo o de pollo) son también las favoritas de los perros, por encima de los aceites vegetales.

El azúcar es un caso aparte: en la naturaleza, los perros jamás experimentan los sabores dulces, ya que su dieta está libre de alimentos azucarados. Por lo tanto, los propietarios son los únicos capaces de introducir este gusto en la dieta del perro.

Es importante recalcar que el gusto de los perros puede cambiar con la edad: se ha demostrado que los perros pueden desarrollar una preferencia por sabores que experimentan justo antes o durante el proceso de curación de una enfermedad.

¿Qué hace que un alimento sea atractivo para un perro?

La humedad del alimento: los alimentos con un alto nivel de humedad son más apetecibles que los productos secos. Un contenido de agua de entre 40 y 50 por ciento es el más apetecible. La preferencia por los alimentos secos no es algo que ocurra de forma natural.

Presentación: la comida enlatada y los cortes grandes o enteros “saben” mejor que los productos frescos troceados o procesados, y estos a su vez son preferibles que el pienso.

Aversión a los alimentos en los perros

Algunos perros evitan los sabores amargos. Su aversión también puede ser causada por una enfermedad o por sus hábitos alimenticios. Se ha demostrado que los animales pueden evitar un alimento o una bebida saborizada si la han consumido antes de enfermarse.

Esta aversión puede hacerse evidente incluso si los síntomas aparecen varias horas después de comer o beber dicho alimento. Esta aversión inducida a un sabor es más probable que se desarrolle en el caso de un alimento nuevo o con un sabor particularmente fuerte que es consumido poco antes de la aparición de los síntomas, o como resultado de una enfermedad larga o grave.

Cuando un perro rechaza un alimento, también es importante investigar la base psicológica de este comportamiento en la vida del perro.

Ver otros artículos