Características mentales de los perros

¿Cuáles son las cualidades que, en combinación, conforman el “carácter de un perro”? Los psicólogos caninos modernos les atribuyen nueve en particular: sensibilidad (o temperamento), elasticidad, agresividad, combatividad, docilidad, vigilancia, curiosidad, sociabilidad y dominancia.

Estas cualidades pueden estar presentes en mayor o menor medida, de la misma forma en que el pelo o la cola pueden ser más cortos o largos y las orejas pueden ser más o menos erguidas. Insistimos en la inteligencia, ingenuidad y franqueza del perro porque es importante entender que ellos no “saben” si lo que están haciendo es bueno o malo, valiente o pasivo. Un perro aprende a sentirse como “perro bueno” o “perro malo” respondiendo al comportamiento y las reacciones humanas.

Estas son las principales características psicológicas de los perros:

Sensibilidad (o temperamento)

Este término tiene que ver con cuán rápido responden los perros a un estímulo externo, ya sea positivo o negativo. Un perro con un temperamento vivaz reacciona de forma rápida, tan pronto como su propietario llegue, o ante una amenaza de una persona con malas intenciones.

Elasticidad

Este factor mide la habilidad de un perro de lidiar con un estímulo externo doloroso o desagradable. Por ejemplo, si le pisas la pata a un perro y este tiene una baja elasticidad responderá llorando, parándose en el sitio o cojeando por un largo tiempo. Un perro particularmente vulnerable puede incluso negarse de caminar por completo.

Un perro con un carácter más elástico ni siquiera notará que lo has pisado, mientras que un perro con una elasticidad moderada simplemente chillará brevemente, y continuará caminando alegremente y con confianza.

La elasticidad aumenta con la edad: ¡Los cachorros siempre son muy delicados! Los perros son golpeados dos veces con varillas de madera durante las pruebas de ataque para perros de trabajo, no por crueldad, sino para medir su nivel de elasticidad.

Agresividad

Esta es la habilidad de un perro de reaccionar con un instinto de combate en respuesta a un estímulo que amenace al perro, su territorio o las personas que ama. La agresividad es una cualidad natural que todos los perros poseen, incluso si es más pronunciada en algunas razas que en otras.

Lo que realmente cuenta (especialmente en un ambiente de trabajo) es la combatividad (ver abajo): la agresividad no es más que un reflejo que puede devenir en una pelea si el perro es combativo, pero que también puede hacer que el perro huya corriendo si carece de combatividad.

Combatividad

Esta es la capacidad de pasar de la teoría a la práctica, es decir, de convertir la agresión en una pelea real, en lugar de optar por el reflejo de huida.

Docilidad

Esto se relaciona con la habilidad del perro para aceptar espontáneamente a una persona como su superior en cuanto a jerarquía, sin necesidad de coerción. En la práctica, se refiere a la habilidad del perro de amar a su propietario y tener deseos de obedecerle, aprender de él y confiar en esa persona.

Vigilancia

Esto se refiere a la capacidad del perro de dar una advertencia (vocalmente o mediante el lenguaje corporal) sobre un peligro potencial e inminente, ya sea el perro o su propietario quien se encuentre en peligro. El nivel de vigilancia siempre es más pronunciado dentro del territorio en donde vive el perro, y menos fuera de este. Sin embargo, el entrenamiento puede incitar a un alto nivel de vigilancia en un territorio neutral.

Curiosidad

Esta se refiere al interés del perro por el mundo exterior o cualquier cosa que pueda llamar su atención. Esta es una cualidad muy importante: sin curiosidad, el resultado es un perro apático e incapaz de aprender.

Sociabilidad

Esta es la capacidad natural del perro para construir directamente una relación con los humanos. Esto no debe confundirse con la socialización, que se refiere al periodo durante el cual los perros encuentran su lugar específico dentro de la jerarquía de su familia o manada.

Dominancia

Esta es la habilidad del perro de considerarse a sí mismo como “dueño” de algo o alguien. Esto importante porque los perros no defenderán a sus dueños o su hogar si no sienten que todos se “pertenecen” los unos a otros.

Ver otros artículos