Cómo elegir un cachorro saludable

Cada raza de perro tiene su propio conjunto de características específicas definidas en el estándar de la raza, por lo que los cachorros no pueden ser juzgados de acuerdo a los mismos rasgos físicos. Sin embargo, puedes evaluar si un cachorro está sano y bien cuidado en función de ciertos factores comunes a todas las razas.

1. Los ojos del cachorro deben ser vivaces, expresivos y sobre todo estar limpios. Las secreciones excesivas de los conductos lagrimales siempre son una mala señal. Si la secreción está fresca y húmeda, puede ser síntoma de una inflamación (conjuntivitis); si la secreción se ha secado, es incluso más alarmante ya que puede indicar moquillo.

Recuerda: si un cachorro presenta síntomas de una enfermedad infecciosa grave, no solo es recomendable evitar adquirir ese ejemplar. Es muy probable que la infección se haya transmitido a todos los cachorros que estén cerca, y este perro (quizás por ser el más débil) es el primero en mostrar los síntomas.

2. El interior de las orejas del cachorro debe estar limpio y sin olores. Un olor fuerte puede indicar la presencia de ácaros, que causan una gran incomodidad en sus oídos.

3. Los cachorros aún tienen sus dientes de leche y no los permanentes, por lo que no se puede evaluar su dentición adulta en esta etapa. Sin embargo, es posible ver si su mordida es anatómicamente correcta.

4. El área alrededor del ano de los cachorros debe estar limpia. Las manchas amarillentas alrededor del orificio anal son un signo de diarrea y, por lo tanto, indican problemas intestinales o la presencia de parásitos.

5. A la edad de dos o tres meses, los cachorros machos deben tener ambos testículos totalmente descendidos en su saco escrotal: todavía no son completamente visibles, pero se pueden sentir al palparlos. La ausencia de un testículo (monorquismo) o ambos (criptorquidia) es un problema grave, que le impide al perro participar en exhibiciones y reproducirse: por lo tanto, si un cachorro macho aún no ha alcanzado este nivel de madurez, deberías esperar hasta que sea lo suficientemente maduro para comprarlo.

Este defecto no es solo hereditario, lo que significa que puede transmitirse a la descendencia, sino que también puede provocar dificultades para el perro en sí: el testículo no descendido permanece en la cavidad abdominal y puede estar sometido a un calor excesivo, haciendo que se transforme en un tumor que debe ser extirpado mediante cirugía.

6. Un vientre estirado o hinchado puede indicar la presencia de parásitos intestinales. Ten en cuenta, sin embargo, que un cachorro en excelente estado de salud puede tener el vientre estirado o hinchado si acaba de comer. Si esto te preocupa, puedes regresar y observar al animal unas horas más tarde. La piel sobre el estómago debe ser lisa y rosácea, y no debe presentar ampollas o enrojecimiento.

7. El pelaje del cachorro debe ser brillante y casi inodoro (aparte del típico “olor a cachorro”). La presencia de una o dos pulgas no debe causar alarma: es casi imposible eliminarlas por completo en una camada, especialmente en un entorno reproductivo. Por otro lado, una infestación grave de pulgas es señal de malas condiciones del entorno general de los cachorros.

Ver otros artículos