Cómo reprender a tu perro.

¿Cómo reprender a tu perro cuando se comporta de forma inadecuada? Esta es una pregunta compleja, pues es algo que siempre debes hacer bien desde el principio.

Reprender a tu perro no es algo que deba tomarse a la ligera; así que es una buena idea adoptar un enfoque cuidadosamente pensado.

¿Cuándo reprender a tu perro?

El castigo debe ser utilizado solo en circunstancias excepcionales. Así que debes asegurarte de que sea algo justificado de que no estás siendo injusto o te estás dejando llevar por el enojo.

Asegúrate de que el mal comportamiento de tu perro haya sido causado por una falla en su entrenamiento y no por algo al azar o fuera de lo ordinario. Es preferible deshacerse de la causa en lugar de reprimirlo injustamente. Si, por ejemplo, si tu perro ladra en su cama o en su lugar especial, en donde les has prohibido formalmente que lo haga, asegúrate de que nadie lo haya estado molestando o de que no hayan gatos cerca, por mencionar algunos ejemplos. De otra forma, el castigo será considerado por tu perro como algo injusto.

Órdenes que puede captar.

También debes pensar cuidadosamente sobre lo que realmente necesitas que tu perro haga. No tiene sentido reprenderlo por no obedecer una orden que simplemente no puede entender, ya sea porque es muy joven o porque la orden va más allá de sus habilidades. Por ejemplo, si intentas lograr que tu Terrier no ladre cada vez que alguien entre por la cerca de tu casa, será casi imposible que obedezca tus órdenes dada la naturaleza de su raza, por lo que un entrenamiento basado en el refuerzo positivo es un enfoque mucho más adecuado en tales circunstancias. Sería mejor compensarlo cuando se abstenga de ladrar, en lugar de reprenderlo por hacer lo opuesto.

¿Ha entendido bien la orden tu perro?

Asegúrate de que tu perro ha entendido apropiadamente lo que le has dicho. No saltes a la primera oportunidad para reprenderlo. Tómate el tiempo para repetir la orden o expresarla de forma diferente. Siempre debes reprender el mismo tipo de comportamiento: Si tu perro se roba la comida, no lo reprendas solamente cuando sea un trozo de carne; ¡los trozos de pan también cuentan! Cuando un mal comportamiento deba ser reprimido, debes hacerlo de una forma calmada y serena, aunque tampoco es bueno aplicar este tipo de entrenamiento para todo.

El castigo nunca debe ser pospuesto con respecto al comportamiento inadecuado, incluso si son solo unos minutos. Si tu perro ha hecho un desastre en casa mientras estabas fuera, él no entenderá en lo absoluto por qué está siendo reprendido cuando llegas a casa. Y lo que es peor, asociará el castigo con el hecho de que tú regreses a casa.

Esto es lo que lleva a los propietarios a creer que sus perros “saben que hicieron algo malo” cuando notan que intentan esconderse cuando ellos regresan a casa. En estos casos, el perro está simplemente asustado porque su humano acaba de llegar. Y si resulta que realmente han hecho algo malo y efectivamente terminas reprendiéndolos mucho después de hacerlo, se esconderá tan pronto como llegues a casa, incluso cuando no haya hecho nada malo.

¿Cómo deben comportarse los propietarios?

En la medida de lo posible, debes evitar que el animal sea reprendido siempre por la misma persona. De lo contrario, el perro no aceptará más demostraciones de afecto de la persona en cuestión. Se convertirá en una especie de “hombre coco” para el perro.

Mantén siempre la calma. El alboroto aumentará de forma inapropiada la severidad del castigo. Cualquier signo de sumisión por parte del animal debe ser un indicativo para detener el regaño de inmediato. Si tu perro se orina del miedo o se acuesta en el piso, no sigas reprendiéndolo. Ya ha sido suficiente y ha entendido.

Nunca demuestres remordimiento; ¡esta es una regla fundamental! Ningún miembro de la familia, ni la persona que reprimió el mal comportamiento, debe “ceder” o consolar al animal.

¿Como reprimir a un perro?

El castigo también necesita ser algo diferente y fuera de lo ordinario. Encerrar al perro en tu cuarto o confinarlo a su jaula o lugar especial no tendrá ningún significado si el animal suele poder entrar y salir de estos lugares cuando le plazca. Por otro lado, encerrar al perro en el garaje tampoco suele ser percibido como una forma de castigo.

Evita golpear al perro con tu mano, la cual solo debe ser una “herramienta” usada para acariciarlo y jugar con él. De igual forma, la correa debe ser utilizada únicamente con ese propósito. Si quieres llamar la atención de tu perro físicamente, utiliza una hoja de papel periódico enrollada. Sin embargo, es importante que nunca lo golpees con el periódico con la intención de lastimarlo: podría perder el control y causar una situación peligrosa. Puedes asustar un poco a tu perro, pero recuerda que el dolor físico jamás produce resultados, o al menos no positivos.

Además, el castigo debe ser algo que todos puedan llevar a cabo. El enfoque más fácil es simplemente sujetar al animal por la parte de atrás del cuello (como lo hacen las madres con sus crías), pero sin levantarlo del piso (solo presionando su cabeza hacia abajo con suavidad). Puede que llore un poco cuando lo hagas, aunque esto no le produce ningún tipo de daño ni dolor: ¡a los perros simplemente no les gusta para nada estar en esta posición! No lo sueltes hasta que deje de poner resistencia y se calme.

Ignorar por completo al animal también es percibido como un castigo. A los perros realmente no les gusta que sus humanos dejen de prestarles atención.

Ver otros artículos