Mi perro se rasca, ¿qué puedo hacer?

La comezón (o prurito) y el hábito de rascarse constantemente son motivos muy frecuentes de las consultas veterinarias. Mi perro se está rascando, deben ser pulgas” es una frase que los veterinarios escuchan con frecuencia, aunque la comezón tiene muchas causas y el problema no es fácil de resolver. Todos los perros se rascan en mayor o menor medida.

Este comportamiento es normal si se detectan lesiones en la piel, como enrojecimiento, infecciones o costras. En estos casos, pueden rascarse con sus patas o frotar su cuerpo contra otros objetos para aliviar la comezón. También debes tener en cuenta que todos los animales son distintos. En la misma situación, algunos perros no demustran señales de comezón, mientras otros se rascan frecuentemente. Los terrier, por ejemplo, son perros de naturaleza nerviosa y caen dentro de la segunda categoría.

Cuando un perro comienza a rascarse, el círculo vicioso del prurito empieza. Al rascarse, el perro genera lesiones en su piel, lo cual aumenta la comezón y causa que el perro quiera rascarse aún más. El ciclo no tiene fin.

Causas y tratamientos de la comezón

La comezón tiene muchas causas, variadas entre sí. Entre estas causas encontramos los parásitos de la piel. Si esta causa se elimina, el problema se resuelve, de otra manera, puede que sea necesario aplicar tratamiento de desensibilidad, que resulta muy pesado y su efectividad depende de su aplicación repetida, pues las alergias y la comezón son fenómenos climáticos asociados al cambio de temporadas.

La ceborrea es causada por secreción excesiva de cebo por parte de las glándulas cebáceas. El cebo cubre la piel y el pelaje, aislando el pelo del perro. El exceso de cebo se pudre y causa crecimiento de microbios en la piel del perro. La ceborrea seca propicia la formación de una película que hace que el pelaje pierda su brillo. La ceborrea grasosa, como su nombre lo indica, hace que el pelaje se sienta grasoso al tacto. A medida que el cebo se pone rancio, emite un olor muy fuerte. La mayoría de las condiciones de la piel causan ceborrea.

¿Qué hay de las alergias?

En efecto, la ceborrea es causada por una reacción de la piel a un ataque. Tanto alergias como parásitos en la piel pueden ser responsables de esta indeseable condición. También es posible encontrar casos localizados de ceborrea, y el tratamiento pasa por eliminar la causa y restablecer la higiene de la piel. Las lesiones de la piel también se pueden infectar, causando pioderma, una condición de comezón extrema.

La comezón también puede ser causada por productos específicos como champú, limpiador de piso, collares anti parásitos, tazones de plástico o productos de tratamiento para el jardín. Tal como nos pasa a nosotros, los perros también sufren de alergias.

Otros elementos culpables pueden ser alimentos, leche y pólen, alérgenos comunes. Como verás, el problema no es sencillo de resolver, y lo primero que debemos intentar hacer es detectar la causa de la comezón.

Consejos para ayudar a un perro que se rasca mucho

El Dr. Heripret es un dermatólogo veterinario que trabaja en el Hospital Veterinario Frégis en Arcueil. A continuación sus consejos:

1) La comezón es un síntoma que puede tener varias causas. No siempre es sencillo identificar estas causas, sin embargo, los detonantes más comunes suelen ser irritación (champú mal enjuagado, espinas y ortigas durante paseos, pelo enredado), parásitos (pulgas, hongos o costras), alergias (pulgas, dermatitis atópica) o infecciones (bacteria).

Si la comezón de tu perro es reciente, lo primero que debes hacer es buscar en su pelaje si existe alguna planta, pelo enredado o algún hongo (especialmente durante los meses de agosto y septiembre). Luego, puedes intentar lavar el pelaje de tu perro con champú y renovar el tratamiento contra pulgas y parásitos.

2) Si la comezón persiste, consulta a tu veterinario para seguir un tratamiento médico y conocer las posibles causas. Tu veterinario realizará un examen dermatológico completo que puede apuntar el camino a seguir. A menudo, se necesitan exámenes microscópicos complementarios o pruebas de laboratorio.

3) Si observas que tu perro se rasca de una manera atípica, lo primero que debes hacer es verificar su tratamiento contra pulgas y administrar champú de acción media. Si los síntomas persisten, consulta a tu veterinario para evitar que la situación empeore.

Ver otros artículos