¿Por qué castrar a tu perro?

Si tienes un perrito pequeño y te preguntas si deberías esterilizarlo, esto te puede interesar.

La intención de este artículo es proveer las respuestas que necesitas para las preguntas que debes estar realizando para tus adentros.

Lo primero que queremos aclarar es que los perros de primera categoría (es decir, perros de ataque sin pedigrí) deben ser esterilizados quirúrgicamente (la ley lo dicta desde el 6 de enero de 1999).

Todos los veterinarios estarán de acuerdo que lo ideal para perros que no serán utilizados para crianza es que sean castrados, por su salud. Se recomienda que los perros sean operados antes de la pubertad, que comienza entre los 6 y 8 meses para perros pequeños, pero para perros de razas más grandes ocurre entre los 8 y 10 meses.

El impacto de la castración en el comportamiento canino

No es ningún secreto que un perro intacto (es decir, no castrado) es más incontrolable cuando hay hembras cerca. Además de este comportamiento indeseable, el perro también es más irritable y agresivo con otros machos, y puede desobedecer tus órdenes además de olfatear todo a su alrededor. Estos síntomas empeoran con una infusión de testosterona ya que el comportamiento es producido por la testosterona de los mamíferos machos.

Mucho más importante que las preocupaciones por el comportamiento del perro, también existen problemas y condiciones de salud que podemos evitar al castrar a los perros.

¿Cuáles son estos beneficios para su salud?

Prevenir tumores

Es relativamente común que los perros mayores que no han sido castrados presenten tumores en sus testículos. Evidentemente, si un perro ha sido castrado quirúrgicamente esto no sucederá, pues la operación remueve los testículos.

Existen otras técnicas quirúrgicas (como la vasectomía), pero lo único que hacen es dejar estéril a tu perro (es decir, que pierda la capacidad de producir semen), no cambian ni evitan el hecho de que los cambios hormonales puedan afectarlo, por lo tanto, no ofrecen beneficios paraa su salud.

Si el perro presenta un testículo ectópico (uno o dos testículos intraabdominales), se recomienda aún más la esterilización, pues el riesgo de desarrollo de cáncer testicular es diez veces mayor. Efectivamente, los testículos hallados en el abdomen se estimulan más por la temperatura de la zona abdominal y esto causa la secreción de testosterona adicional, que crea más “trabajo” celular y por lo tanto aumenta el riesgo de desarrollo de tumores. Es de notar que la condición de testículos ectópicos es hereditaria, por lo que se recomienda que los perros que la presentan no se reproduzcan, pues es considerada una falla inaceptable que hace que un perro sea invendible.

Evitar enfermedades en la próstata

Un perro que no ha sido castrado puede presentar enfermedades en la próstata: hiperplasia benigna, quistes, abcesos, prostatitis y tumores.

La hiperplasia benigna es la más frecuente de esas afecciones, y aún si no es maligna, no debe ser tomada a la ligera, pues puede complicarse de las siguientes maneras:

– Problemas al defecar: La próstata está situada justo bajo el cólon distal, y si se agranda, empuja el cólon hacia arriba y esto puede causar constipación “mecánica”.
– Problemas al orinar: cistitis, dificultad para orinar (la próstata rodea la uretra)
– Dolor difuso referente a presión prostática contra los órganos que la rodean.

Por último, castrar a un perro limita el riesgo que presenta de sufrir abcesos, tumores en glándulas anales, perianales y hernias en el perineo.

Evita embarazos indeseados

Desde luego, al castrar a un perro evitamos que se reproduzca. De esa manera el riesgo de un embarazo no deseado se elimina.

> Encuentra más información sobre castración quirúrgica o química para perros.

Doctor Laurence De Meester – de Courcy, Veterinario

Ver otros artículos