Estos son los efectos que algunas vitaminas tienen en los perros (cuáles son sus beneficios y los efectos de un exceso o déficit):

Vitamina D (aceite de pescado, especialmente bacalao)
Permite que el calcio sea asimilado por el cuerpo.
Un exceso de vitamina D produce problemas óseos y cardíacos; la deficiencia de vitamina D produce raquitismo.

Vitamina A (hígado, yema de huevo)
Es importante para la visión y el sistema reproductivo. También aumenta la resistencia del sistema inmunitario ante enfermedades infecciosas y parasitarias.
La deficiencia de vitamina A conlleva a la pérdida del apetito, retraso en el crecimiento, problemas en la visión y enfermedades cutáneas.

Vitamina K (vegetales verdes)
Es un elemento importante para la coagulación de la sangre.

Vitamina E (germen de trigo)
Juega un papel importante en el desarrollo de la musculatura y la reproducción. También previene el daño hepático.
La deficiencia de vitamina E puede causar esterilidad, problemas durante el embarazo y el parto y trastornos musculares.

Vitamina C (frutas y vegetales)
Interviene en el crecimiento y puede proteger contra infecciones.
La deficiencia de vitamina C produce escorbuto.

Vitaminas B1 y B6 (levadura)
Son importantes para el sistema nervioso.
La deficiencia de vitamina B1 produce pérdida del apetito, convulsiones y parálisis. La deficiencia de vitamina B6 puede causar enfermedades neurológicas y cutáneas.

Vitamina B2 (levadura, hígado, huevos, leche)
Regula los niveles de grasa.

Vitamina B12 (hígado, carnes)
Es importante para la estabilidad de la sangre.
La deficiencia de vitamina B12 produce anemia y problemas de crecimiento.

Biotina (hígado, yema de huevo)
Ayuda a mantener el pelaje y la piel en buenas condiciones.
Una deficiencia de biotina causa una dermatitis escamosa, seguida del deterioro general de la salud del animal.

Niacina (levadura, hígado)
Interviene en la regeneración de la piel y mantiene en buen estado los sistemas digestivo y nervioso.
Una deficiencia de niacina produce una enfermedad conocida como pelagra.

Cuando se trata de dar suplementos vitamínicos a los perros, se deben respetar las dosis: nunca se debe dar ni muy poco ni demasiado de cada vitamina. Generalmente, el alimento comercial para perros de calidad está bien balanceado, y por lo tanto, no debes administrar vitaminas a tu mascota a menos que sea bajo la recomendación y supervisión de tu veterinario.

Ver otros artículos