¿Por qué mi gato se esconde durante todo el día?

por que gato se esconde
Un gato escondido | Pixabay

Analizamos por qué tu gato se esconde cuando vienen visitas a casa y también por qué permanece agazapado para atacarnos a modo de juego cuando pasamos por su lado.

- Anuncio Publicitario -

Si tienes un gato viviendo en casa contigo, seguramente estés totalmente familiarizado con el tema que te traemos en esta ocasión. Porque mucha gente acusa a los gatos se ser animales excesivamente independientes, que desaparecen de tu vista en cuanto tienen oportunidad. Es cierto que les gusta tener tiempo para ellos mismos, aunque tampoco son tan independientes como la gente suele decir. Entonces, ¿por qué lo hacen? ¿Por qué se esconden los gatos? Vamos a intentar explicarlo a continuación y también vamos a distinguir entre las formas que tienen de esconderse, ya que también existe otra manera, que está más relacionada con su instinto depredador. Lo desarrollamos todo a continuación en Wamiz.

Cuando paso por su lado, mi gato me da zarpazos sin que yo lo vea

Los gatos no solo se esconden para huir de los humanos, sino también de situaciones que les generan estrés. Sino que también suelen agazaparse en lugares en los que ellos nos ven a nosotros, pero nosotros no les vemos a ellos. Esto, sin duda, tiene que ver con su instinto de control del territorio. El lugar elegido suele ser alto, inexpugnable, a modo de fortaleza y preferiblemente con vista hacia el exterior, para tenerlo todo perfectamente controlado. Por eso, no debemos preocuparnos si lo hace habitualmente, siempre que no se convierta en una tendencia que nos impida verlo la mayor parte del día. También habrás comprobado que al gato le gusta jugar al cazador, ya que se esconde y nos ataca cuando pasamos por su lado. Esto no es más que un juego, que les ayuda a mantener vivo su instinto y que al mismo tiempo les resulta realmente divertido. Si interactúas con él y le plantas cada cuando te ataca, ya verás como el gato no tarda en volver a esconderse para atacarte de nuevo. ¡Es un juego súper divertido!

- Anuncio Publicitario -
Los gatos se esconden de maneras muy divertidas | Roberto Herrero

Se esconde todo el día y apenas le veo, ¿debería preocuparme?

Todo depende del carácter de tu gato y en este caso debes ser tú quien lo analice y quien interprete si su comportamiento es preocupante o no. Si tienes visita en casa y tu gato se esconde es un comportamiento perfectamente normal, ya que en cierta manera se rompe su rutina y a él no le gusta eso. Si cuando la visita se va, el gato recupera su comportamiento habitual, la conclusión que debes sacar es que no le gusta que la gente venga a casa, pero ahí se acaba todo. Te lo demuestra escondiéndose hasta que pase la tempestad. Sin embargo, si el gato se esconde durante todo el día estando tú en casa, eso es algo que ya no es tan normal. Esta conducta podría estar revelando algún tipo de trastorno que también puede manifestarse de otras maneras, como la falta de apetito o incluso el abandono de su higiene corporal.

¿Qué hacer si el gato se esconde y no logro hacerle salir?

Si has sido capaz de identificar estos síntomas, lo mejor es que hables con tu veterinario para emprender algún tipo de terapia enfocada a cambiar esta conducta y mejorar la salud mental de nuestro animal. A menudo esto suele ser producto de una situación de estrés. Si ha habido cambios en la casa, es probable que a tu gato le cueste un poco adaptarse y que por eso prefiera permanecer en algún lugar más tranquilo hasta que vaya habituándose. Son muchas las causas que pueden provocar esta conducta y por eso es crucial tratar el tema con un especialista, que te ayudará a identificar el modelo de forma mucho más precisa.

- Anuncio Publicitario -

Socialización deficiente

El motivo más habitual por el cual los gatos se esconden en lugares poco accesibles suele ser el de la socialización deficiente. Si cuando eran cachorros los gatos no fueron debidamente preparados para interactuar con humanos es probable que nos vean como una amenaza. No a nosotros, ya que están acostumbrados, pero sí a todos aquellos a los que no conozca. Lamentablemente, esto no tiene fácil solución, ya que lo tendrá perfectamente arraigado. Podemos ir observándolo e intentar que salga de vez en cuando si las visitas se hacen más habituales. Aunque se trate de un comportamiento algo incómodo para los humanos, no es preocupante, ya que el animal encontrará así su momento de tranquilidad y le ayudará a reducir su nivel de estrés.

Leer también: ¿Quieres que tu gata se quede preñada? ¡No te pierdas estos consejos!

Soy periodista y también tengo un gato. Como a ti, me encantan los animales y por eso busco historias que merecen ser contadas.