Portugal prohíbe el exterminio de perros y gatos sanos en sus perreras

portugal prohibe sacrificio perros gatos sanos perreras
Un cachorro espera ser adoptado en una perrera.

Desde octubre las perreras del país luso, 102 en total, tendrán prohibido por ley matar a animales sanos. Hasta ahora, cada hora se sacrifica un perro o un gato en Portugal.

- Anuncio Publicitario -

Cuando uno ve a un perro o gato callejero no es consciente de la cantidad de ellos que hay en las perreras, y mucho menos de la cantidad que se sacrifican a diario. A este respecto, Portugal lleva ventaja a España: el país luso prohíbe el extermino de mascotas sanas en sus perreras, una batalla que llega a su fin tras dos años de lucha. Desde octubre, la eutanasia en las perreras queda limitada a animales enfermos o peligrosos.

En 2016 los diputados del Gobierno de Portugal aprobaron por unanimidad la prohibición de sacrificio en las perreras, un total de 102. A partir de ahí se les daba a los municipios dos años para construir dichas instalaciones, en caso de no tenerlas, o ampliar las perreras ya existentes. Además, durante ese tiempo tendrían que desarrollar campañas de esterilización y de adopción con la idea de establecer perreras con espacio suficiente para acoger animales abandonados y que de esta manera no tuvieran que matarlos por falta de espacio o de dinero, uno de los principales problemas de las perreras.

Plazo de adaptación

Tras esos dos años considerados como plazo de adaptación, todavía hay 31 municipios de Portugal que no poseen perreras. De hecho, fueron pocos ayuntamientos los que se prepararon para la prohibición de sacrificio que entrará en vigor el próximo día 23 de septiembre. Al hilo, la Asociación Nacional de Municipios Portugueses pidió sin éxito al Gobierno que la moratoria se extenderá, tal y como informa el diario Público de Portugal.

- Anuncio Publicitario -
Las perreras en Portugal prohíben el sacrificio de perros y gatos
Las perreras rozan el límite de ocupación.

Adopción y esterilización

Aparte, el dinero público reservado para la esterilización de perros y gatos, medio millón de euros, tampoco se ha gastado al completo por falta de demanda: solo 12 municipios se interesaron por esta vía. El Gobierno de Portugal destina 15 euros por gato esterilizado, que asciende a 35 por gata –el precio de las hembras es más alto porque son las que paren–, a 30 por perro y a 55 por perra.

A estos datos negativos también se suma el bajo índice de adopciones de perros y gatos de las perreras de Portugal. Las cifras hablan por sí solas: en el primer semestre de 2018 más de 13.890 perros y gatos abandonados fueron a parar a las perreras y solo hubo 5.300 adopciones. Asimismo, el 35% de los animales dejados en una perrera durante las vacaciones no vuelven a casa con sus humanos.

Protección de los animales

El debate está servido en Portugal. Tras estos dos años del proceso de adaptación que acaban con la prohibición por ley de aplicar la eutanasia a animales sanos en las perreras, hay dos bandos: están los que piensan que será toda una catástrofe porque las perreras superarán su límite; y, de otra parte, los que creen que efectivamente es un paso importante para la protección de los derechos de los animales.

- Anuncio Publicitario -

Ya sea en España o en Portugal, todavía queda mucho camino por recorrer en cuanto a concienciación, fomentar la adopción y la esterilización de perros y gatos. A más de uno nos gustaría que cada perro y cada gato abandonado encontrara una familia que le adoptara, que le diera una nueva oportunidad. La cuestión en este asunto es, ¿qué es lo más humano? ¿Sacrificar por falta de recursos? ¿Apoyar el sacrifico cero? ¿Qué el animal viva el resto de sus días enjaulado? ¿Fomentar las adopciones?

Lee también: El gato abandonado que encontró una madre adoptiva y nuevos hermanos

 

Redactora. En ocasiones le pongo voz a los pensamientos de mi perra, Chufa. Si algún día le da por hablar seguro que entraría en bucle: jugar, pelota, calle, jugar, calle, comer, comer, calle... y en ese orden. Sí, me tiene loca.