Sargento policial escribe una carta de despedida para su compañero perruno

Las personas que viven con perros saben lo profundo que es el amor que tenemos por nuestras mascotas, tanto que parece imposible amarlos más. Pero para los oficiales con perros policías, ese vínculo es aún más profundo; no solo son parte de su familia, son sus compañeros de trabajo y sus protectores.

- Anuncio Publicitario -

El sargento Michael Spitaleri del Departamento de Policía de Clearwater tenía este tipo de relación especial con su perro, Major. El canino fue jubilado en el 2014 por problemas de salud y se quedó viviendo con el sargento y su familia.

Hace unos días, el sufrimiento de Major se volvió insoportable y Spitaleri supo que había llegado el momento de decir adiós, así que ayudó a su mejor amigo a cruzar al otro lado.

“Hoy ha sido el día más difícil de mi carrera. Tomé la decisión de darle fin a tu dolor y sufrimiento, sin embargo, esto duele más de lo que anticipé”, decía parte de la carta. El sargento escribió algo tan hermoso que el Departamento de Policía de Clearwater compartió este honesto y conmovedor tributo en su página de Facebook.

Lee el resto de las sentidas palabras del sargento Spitaleri:

A mi fiel compañero,

Hoy ha sido el día más difícil de mi carrera. Tomé la decisión de darle fin a tu dolor y sufrimiento, sin embargo, esto duele más de lo que anticipé. Te extraño mucho, amigo.

Recuerdo cuando te busqué en el aeropuerto justo antes de comenzar la escuela canina juntos. Mi primera impresión no fue acertada, pensé que eras pequeño y parecías ser un poco tímido a primera vista. Sinceramente, no sabía si tenías lo que se necesitaba para ser un perro policía. A pesar de eso, comenzamos la escuela canina en noviembre de 2008. Rápidamente aprendí que mi primera evaluación estuvo mal y me lo demostraste una y otra vez. Tu disposición para complacerme, tu lealtad y tu audacia se demostró a medida que progresábamos y nos graduamos de la escuela canina en marzo de 2009.

- Anuncio Publicitario -
Sargento policial escribe una carta 04
Clearwater Police Department

Como equipo, tuvimos éxito inmediato en el trabajo. Durante nuestra primera semana juntos ese marzo, lograste rastrear exitósamente a un hombre que amenazaba a su esposa con un cuchillo. Nuestras destrezas y habilidades mejoraban cada día. A través de los años, localizamos docenas de criminales, narcóticos ilegales, armas de fuego y otros objetos de valor probatorio. Estos arrestos y descubrimientos no habrían sido posibles sin ti. Me hiciste ver como una superestrella algunas veces; a decir verdad, yo no era nada más que el señor que sujetaba tu correa.

Sargent_policial_escribe_una_carta-01
Clearwater Police Department

Tu reputación era muy respetada entre nuestros compañeros de trabajo. Siempre reía cuando teníamos que entrenar con el equipo SWAT. Durante esos entrenamientos, estábamos al lado de algunos de los hombres más rudos con los que había tenido el privilegio de trabajar. Cuando salías del auto, observaba a estos hombres buscar la esquina más cercana de la habitación al intentar alejarse lo más posible, porque pensaban que estabas “loco”. No estabas loco; eras mi protector. Eras su protector. Tú no tenías límites y no te detenías con nada hasta asegurarte que llegáramos a salvo a casa con nuestras familias. Tomabas tu trabajo muy en serio.

Nunca olvidaré cuando trataba de encender la radio para hablar. Siempre era lo mismo; apenas anunciaba nuestra llamada diciendo “K4” al despachador, comenzabas a ladrar tan alto que ellos no podían escuchar lo que trataba de decirles. Recibía mensajes y solicitudes de los despachadores para que repitiera mis transmisiones; ellos sabían que yo no podía interferir cuando tú “hablabas”, pero es algo que nunca cambiaste. Hoy en día aún nos reímos de eso.

Sargent_policial_escribe_una_carta-02
Clearwater Police Department

Cuando te retiraste en el 2014 por razones de salud, fue muy difícil para ti acostumbrarte a ser un perro normal. Me veías alistarme y corrías a la puerta anticipándote para ir al trabajo. Sé que no entendiste las razones por las que te jubilé, pero lo hice porque te amo, amigo. Quería asegurarme de que tus condiciones médicas no empeoraran. Quise que tuvieras una vida de calidad durante tu retiro porque lo merecías y no me arrepiento de mi decisión. Me cuidaste durante cada turno de trabajo, era mi tuno de cuidarte y protegerte.

A pesar de que no disfrutaste tu retiro tanto como lo hacen los humanos, te ajustaste lo mejor que pudiste. Te convertiste en el perro de mi esposa. Te convertiste en el perro de mis hijos. Te aseguraste de que estuvieran protegidos cuando papá se iba a trabajar con su perro nuevo, Echo. Te echabas en la puerta de las habitaciones de mis hijos mientras dormían, casi como diciendo “Yo los cuido papá, tú ve a trabajar, ellos estarán bien”. Me sentía tranquilo sabiendo que estabas en casa resguardándolos. Gracias por protegerlos a ellos como protegiste a mí todos estos años.

Sargent_policial_escribe_una_carta-03
Clearwater Police Department

Podría seguir hablando de ti todo el día. Me convertiste en el entrenador de perros policías que soy hoy. Nunca encontraste un reto del cual no pudieras hacerte cargo. Fuiste un gran compañero y estaré agradecido por siempre.

- Anuncio Publicitario -

Major, te amo y siempre recordaré nuestro tiempo juntos. Por favor ve y encuentra al oficial más cercano cuando vayas al cielo y diles que eres un perro policía que te estás reportando para trabajar. Hasta que te vea de nuevo…

Con amor,

Papá.

“Con amor, Papá” es el final perfecto, porque así es como nos sentimos acerca de nuestros perros, son nuestra familia. Gracias por su servicio, Major. Sargento Spitaleri, esperamos que encuentre consuelo de saber que su amado perro está en un lugar mejor.