Su esposa prohibió que la perra estuviera en cama, así que él entró en acción

Toda persona lo suficientemente afortunada para haber compartido con un Pug sabe lo amorosos que son. Por desgracia, también tienen la tendencia a ensuciarse y a oler un poco después de muchos días sin un baño.

- Anuncio Publicitario -

Un día, una perrita muy particular llamada Violet se halló desterrada de su lugar favorito para pasar la noche por culpa de su singular aroma. En un acto de caballerosidad, protesta y solidaridad, el papá de Violet renunció a su lugar en la cama para comparti el suelo con su preciosa mascota.

doIIpxrts
doIIpxrts

Curiosamente, Violet no siempre fue la favorita de papá. Cuando su hija, McKenna, llevó a la perra a casa durante el verano, el hombre no estaba muy entusiasmado. Sin embargo, Violet estaba convencida de que podía ganarse su amor, así que lo siguió a todas partes, tal como hacen todos los cachorros.

“Mi papá no estaba muy emocionado por la idea de tener un perro. Le tomó una semana aceptarlo”, confesó McKenna. “Pero él tiene algo que hace que mi perra lo ame más que a los demás, así que cuando se dio cuenta de que él era su favorito, se hicieron mejores amigos”.

doIIpxrts

Ambos empezaron a compartir tiempo y cariños en la cama marital por las noches, lo que no molestaba a la mamá de McKenna hasta la semana pasada, cuando la dulce perra tuvo que someterse a una cirugía rutinaria. Como parte de su recuperación, el veterinario especificó que Violet no podía bañarse hasta que sanara de sus heridas.

- Anuncio Publicitario -

“Justo ahora la perra apesta, y mi mamá acaba de limpiar sus sábanas”, relató McKenna.

La mamá de McKenna no estaba dispuesta a compartir su cama con Violet hasta que se bañara, así que la desterró. Al darse cuenta de que una esposa feliz es una vida feliz, papá no dijo una palabra en contra de la medida; solo tomó una almohada y se echó en el suelo con su perra favorita.

McKenna tomó una fotografía del adorable momento.

- Anuncio Publicitario -
doIIpxrts

La niña admite estar celosa porque su perra prefiera a su papá, pero a la vez está contenta de que hayan hecho las paces.

“Estoy contenta de que la ame mucho, esto es mejor que cuando no la quería”, evaluó McKenna. “Desde entonces, ha sido lo mejor que le ha pasado en la vida”.

Las suturas de Violet durarán solo unos días más, pero hasta entonces, este devoto padre seguirá acampando en el suelo con su mascota.

FUENTEiHeartDogs