Una gata mayor cría a una gatita huérfana y le ayuda a ser adoptada.

Una pequeña gatita fue encontrada vagando por las calles, llorando por su madre. No podían encontrar a su mamá, pero una dulce gata mayor de su hogar de crianza temporal entró en escena para ayudar.

- Anuncio Publicitario -
Chatons Orphelins Montréal

Una noble mujer de Montreal encontró a una pequeña gatita de 3 semanas totalmente sola, llorando desconsoladamente por su madre, que nunca regresó. Sabiendo que los gatitos de esa edad necesitan atención las veinticuatro horas del día, la recogió y la llevó rápidamente con un grupo de rescate local en busca de ayuda.

Cuando la gatita llegó al Chatons Orphelins Montréal, era solo piel y huesos. Tan pronto como olió la leche de su biberón, se arrojó sobre él, se enganchó y comenzó a deleitarse.

Ese día, ella pudo llenar su estómago y recibir un baño caliente, y entonces comenzó a animarse. La llamaron Pastille y la llevaron a un hogar de crianza temporal, en donde conoció a una gata de 16 años, la abuela Marscha.

Chatons Orphelins Montréal

La gatita se encariñó de inmediato con su nueva abuela y comenzó a seguirla por toda la casa.

- Anuncio Publicitario -

Marscha tiene un gran corazón para los gatitos necesitados. Ella era muy cariñosa con la pequeña, la acicalaba y le hacía compañía.

Chatons Orphelins Montréal

Pastille es una de los muchos gatitos que la abuela Marscha ha ayudado a criar.

Cada vez que su humana lleva a casa nuevos gatitos, ella se acerca para ofrecerles su muy necesario cariño.

Chatons Orphelins Montréal

La abuela Marscha toleraba las travesuras de Pastille y la vigilaba en cada paso del camino.

- Anuncio Publicitario -
Chatons Orphelins Montréal
Ant.1 de 2